Un hombre tomó rehenes, se tiroteó con la Policía y fue detenido

884
Foto: La Nueva

Una mujer y su hijo fueron tomados como rehenes por un delincuente que previamente se tiroteó con la policía durante una persecución por las calles de la localidad bonaerense de Punta Alta, partido de Coronel Rosales, hasta que finalmente fue detenido, informaron hoy fuentes policiales y de la Dirección de Seguridad de la comuna.

Tras la persecución y tiroteo, en la que no hubo heridos, el hombre arrojó una granada militar, que no logró activarse, y además abandonó un vehículo en el cual luego los investigadores hallaron estupefacientes y armas de fuego.

El episodio se inició ayer pasadas las 20.30 cuando personal de la Policía Comunal de Punta Alta observó a un hombre que les resultó sospechoso cuando se movilizaba a bordo de un automóvil Fiat Punto por la calle Pazos, en cercanías del barrio Centenario.

Un jefe policial explicó a Télam que, al notar la presencia de los policías, el conductor del vehículo aceleró la marcha y huyó por distintas calles de la ciudad, por lo que se inició una persecución.

Tras recorrer varias cuadras, el sospechoso comenzó a efectuar varios disparos contra los móviles policiales, uno de los cuales resultó con la rotura del parabrisas a la altura del acompañante, agregó la fuente.

Fue entonces que los efectivos respondieron a la agresión, apoyados por otros móviles que se sumaron a la persecución por varios sectores de Punta Alta, ciudad ubicada a 30 kilómetros de Bahía Blanca.

En un tramo de la huida, el sospechoso, luego identificado como Ramiro Aristimuño (31) arrojó por la ventanilla del auto una granada, para luego continuar con su marcha.

«Se trataba de una granada militar que por fortuna no se activó y que debieron intervenir integrantes de la brigada de Explosivos de la Policía de Establecimientos Navales de Puerto Belgrano», agregó el vocero.

Finalmente, el sospechoso se bajó del vehículo y comenzó a correr a pie hasta que ingresó a una vivienda ubicada en el barrio Albatros XXVII.

Allí tomó como rehenes a una mujer y a su pequeño hijo con el objeto de no ser detenido.

A raíz de ello, llegaron al lugar efectivos de la Policía Comunal, de la Delegación Departamental de Investigaciones, de la Departamental de Bahía Blanca, el director de Seguridad de la comuna y el intendente de Coronel Rosales, Mariano Uset.

El director de Seguridad, José Bazán, detalló a Télam que el hombre «llegó a pie y tomó de rehenes a una señora con su hijo de cuatro años por el espacio de una hora y veinte minutos».

«Personal de la Policía Comunal fue quien se encargó de negociar con el delincuente, que solicitó que se hiciera presente su abogado, oriundo de Bahía Blanca, quien lo convenció para que se entregara», agregó Bazán.

El funcionario comunal valoró la actitud del personal policial al indicar que «se llevaron a cabo todos los protocolos ante este tipo de situaciones».

«Había personal de licencia y hasta de franco a la espera de ser convocados, y eso es muy meritorio», comentó el director de Seguridad.

«Lo importante es que la policía actuó en forma profesional y sobre la marcha de la situación», agregó.

Las fuentes informaron que al revisar el auto que abandonó Aristimuño se encontró una pistola Bersa Thunder 380 con la numeración limada, municiones calibre 762, teléfonos celulares, y 800 gramos de cocaína.

Por último, los voceros informaron que el detenido cuenta con diversos antecedentes, entre ellos por un hecho que protagonizó el año pasado, cuando evadió otro control policial en momentos en que viajaba junto con otra persona.