En Pinamar ya funcionan drones para controlar el uso de cuatriciclos

842

Las autoridades del municipio de Pinamar comenzaron a vigilar con drones la zona de médanos, donde habitualmente mucha gente conduce cuatriciclos, con el objetivo de evitar tragedias como las protagonizadas a principio de mes por menores a bordo de esos vehículos.

Sebastián Pelliza, el director de Seguridad del municipio de Pinamar, sostuvo que “la idea es que el sistema de monitoreo sume a los drones, como una forma de obtener mayor optimización en ese recurso, aprovechando que no se trata de cámara fija, y se puede estar cerca cuando se cometa alguna irregularidad”. “Los vamos a utilizar como apoyo, una herramienta más para lograr prevención”.

Son en total seis drones que se elevan hasta los 400 metros de altura, sacan fotos, filman en HD y van enviando las imágenes a los agentes de monitoreo, con un control remoto conectado a una tablet. Hay dos drones vigilando la zona de la Frontera, en Pinamar norte, otros dos vigilan las zonas urbanas y los restantes, en el límite entre Cariló y Gesell, donde el 7 de enero falleció Nahuel, de 12 años.

Una vez que el dron detecta a un infractor, los funcionarios de la Agencia Nacional de Seguridad Vial avisan a la Policía de Tránsito, que está en la entrada a la zona de médanos. Pero la idea no es que los drones se acerquen mucho -pueden volar a 20 metros del suelo- ni los conductores se sientan perseguidos, porque eso puede provocar que quieran huir, le jueguen una carrera al drone, aumenten la velocidad y se produzca un vuelco. “Como ya tenemos las fotos, podemos esperarlos en la salida”, explicó uno de los encargados de realizar los controles a la prensa.

Las multas, van desde los $1.400 hasta los $7.000 pero cuando se trata de un menor suben hasta los $12.000.

En el marco de la polémica por el deceso de un menor que manejaba un cuatriciclo, Pelliza dijo que “los controles se están haciendo como mejor se puede, pero el problema mayor lo tenemos con los dueños de estos vehículos, a quienes no les importa que chicos manejen”.

“Tenemos a muchos adultos que son irresponsables. Les dan a sus hijos los cuatriciclos, y la realidad es que contra eso no se puede hacer mucho. Porque tal vez evaden un control, con el hombre manejando, luego se bajan y lo manejan los chicos. Piensan que no pasa nada. Esto pasa en todos lados”, especificó el funcionario de Pinamar.