Cercado y sin plata, se entregó el ex modelo de matar a una chica al intentar violarla

1140

“Me voy a Río Tercero y vengo”. La frase fue breve y cortante, pero la madre del joven sospechó que algo raro sucedía. Leonel Rivero, un joven de 20 años con antecedentes por robos menores y al menos una denuncia por intento de abuso sexual, estaba lavando su ropa. Después de decir eso armó un bolso y desapareció. Pero finalmente se entregó ante la Policía en la provincia de Catamarca. Está acusado de haber cometido el crimen de Romina Cisterna (22), a quien habría atacado a golpes al intentar violarla, en la ciudad cordobesa de Santa Rosa de Calamuchita.

Según publica el diario Clarín, el domingo a la mañana, un nene de 8 años, que había llegado con su familia a esa localidad del Valle para pasar el último fin de semana extra largo antes de las fiestas de fin de año, encontró en el jardín del departamento que alquilaban el cuerpo de Romina. El papá del chico llamó a la Policía y se constató que estaba muerta.

romina
El crimen ocurrió a cien metros del domicilio de la víctima, en el jardín de una casa ubicada en calle 9 de Julio. A unas diez cuadras vive el sospechoso. Cerca de las 6.30 del domingo, Romina había salido del boliche Sheik –había ido con un grupo de amigas– y como ya era de día, decidió regresar caminando. En el camino fue asesinada.

Tras la denuncia del hallazgo del cadáver, comenzó una investigación que incluyó ocho allanamientos en Santa Rosa y Villa del Dique, y que terminó el lunes a la noche en la plaza 25 de Mayo de San Fernando del Valle de Catamarca, cuando el propio prófugo se entregó sin resistencia a policías de la provincia norteña.

Abatido por la culpa, sin plata ni recursos para seguir huyendo, Rivero llamó a un pariente para decirle que quería entregarse. El teléfono del sospechoso y de sus familiares estaban siendo monitoreados por orden de la fiscal de Río Tercero, Andrea Heredia Hidalgo.

El jefe de la Unidad departamental Calamuchita, comisario mayor Alejandro Rocchietti, que se puso al frente de la investigación, fue quien convenció a Rivero para que se entregue. “Habló cerca de una hora por teléfono con el sospechoso, le dijo que era joven y que no tenía recursos, tiempo ni experiencia como para forzar con éxito su fuga y que lo más razonable era que se entregara”, detalló una fuente del caso.

El comisario Rocchietti confirmó que la negociación de la entrega de Rivero la realizó él y aseguró que el prófugo estaba “solo, sin salida, consternado”.

Las pruebas recogidas en la escena del crimen comprometen al sospechoso. Además, se esperan los resultados de la autopsia para determinar las causas y circunstancias de la muerte. Se sospecha que Romina intentó defenderse de un ataque sexual y por eso el joven la golpeó.

Por su parte, el jefe de Investigaciones de la Policía de Catamarca, comisario Oscar Barrios, confirmó que la detención de Rivero se realizó en la plaza central de la capital provincial, frente a la basílica Nuestra Señora del Valle.

Allí, tras haber sido notificados oficialmente por la Policía cordobesa, agentes catamarqueños montaron un discreto operativo para detener a Rivero. Una mujer policía y otro efectivo buscaron al sospechoso, quien luego de hablar unos minutos se entregó sin oponerse. Ayer a la madrugada, una comisión policial de Córdoba llegó a la provincia norteña y buscó al detenido, que estaba actualmente sin trabajo, pero había sido modelo para una agencia local de Santa Rosa de Calamuchita.

Tras enterarse de la detención del asesino de su media hermana, Roxana Arévalo (36) señaló:

“Lo único que queremos es que pague y que cumpla la condena. Nos arrebató a Romina de la peor forma. Queremos que no salga nunca más. No puedo creer lo que nos pasó. Sólo siento dolor, mucho dolor; ni siquiera puedo decir que tengo bronca”.

Ayer a la mañana, durante el velorio de Romina llegaron cientos de vecinos que viven en este tranquilo pueblo turístico del Valle de Calamuchita. Muchos de ellos habían participado de las dos marchas que se hicieron en las últimas 48 horas reclamando justicia.