Masacre de Flores: Fructuoso Alvarez González pidió salidas transitorias

1438

La nueva Cámara de Casación Penal deberá resolver si hace lugar al pedido de salidas transitorias al asesino de una familia en el barrio porteño de Flores, hecho ocurrido hace 21 años.

El pedido fue solicitado por la defensa de Fructuoso Álvarez González, condenado a prisión perpetua por el incendio ocurrido el 17 de febrero de 1994 donde murieron José Bagnato, de 42 años; su esposa, Alicia, de 40; sus hijos Fernando, de 14, y Alejandro, de 9, y un amigo de los nenes, Nicolás Borda, de 11, que se había quedado a dormir esa noche en la casa.

Matías Bagnato, único sobreviviente de aquella masacre, salió a denunciar en las últimas horas a través de los medios de comunicación su temor de que el condenado pueda quedar libre.

«Como las víctimas no tenemos espacio en la justicia, no puedo apelar porque nada de lo que yo haga es vinculante en la causa. Lo único que me queda es hablar con los periodistas y lograr que los jueces escuchen mi voz para que no lo suelten», dijo Bagnato a TN en la puerta de los tribunales.

«Este hombre quemó viva a mi familia entera y ya no puedo más. Me los vuelven a matar continuamente, con todas estas cosas», añadió acompañado por la agrupación «Usina de Justicia».

Bagnato afirmó que «mas allá de que hable con quien hable, la única solución que me pueden dar es una custodia, mientras que esperamos que este tribunal de Casación defina si lo libera o no».

Según recordó el joven, Álvarez González fue condenado a perpetua y en 2004 le dieron el beneficio de terminar la condena en España por tener la ciudadanía de ese país.

«Se fue, y como nadie de la justicia argentina controló nada, en España violó el acuerdo de intercambio de detenidos y lo dejaron libre al convertirle la pena a las leyes españolas y teniendo en cuenta una fecha del homicidio que estaba cambiada, porque figuraba en el expediente como que el homicidio había sido en el año 1990 en vez de 1994», señaló a través de un comunicado por «Usina de Justicia».

El condenado también tuvo el beneficio a través del «famoso dos por uno» que computaba doble el tiempo que estuvo en prisión sin condena, y «en el 2008 lo dejaron completamente libre».

Álvarez González volvió a la Argentina y, según recordó Matías Bagnato, «empezó a amenazarme diciendo que me prepare que me quemaría como al resto de mi familia y estuve un año y medio con custodia permanente hasta que finalmente lo arrestaron».

La defensa solicitó ahora ante el juez de ejecución penal José Pérez Arias (reemplazante del desplazado Axel López) el beneficio de salidas transitorias y el magistrado lo rechazó.

Pero la defensa apeló y el caso está siendo analizado por la sala de admisibilidad de la nueva Cámara de Casación, a cargo de los jueces Eugenio Carlos Sarrabayrouse (postulado ahora a integrar la Corte Suprema), Pablo Jantus y Horacio Leonardo Dias.