Lo matan de siete disparos frente a su familia en la villa 1.11.14

979

Un joven de nacionalidad peruana fue asesinado de siete balazos delante de su familia en la villa 1-11-14 del Bajo Flores y por el crimen fue detenido un sospechoso que fue reconocido por la mujer de la víctima cuando se cruzaron en el Hospital Piñero, informaron fuentes policiales a Online-911.

El caso ocurrió el miércoles pasado en la manzana 21. La víctima, identificada como Jorge Mario Porras Sosa, de 30 años, se encontraba junto a su pareja, Verónica Reynoso, una joven argentina de 24 años y la pequeña hija de ambos.

Fuentes policiales señalaron que Porras Sosa fue abordado por un vecino suyo de unos 40 años, también de nacionalidad peruana, que lo atacó a balazos en el marco de una presunta disputa barrial.

Tras el ataque, Porras Sosa fue trasladado en un vehículo particular al Hospital Piñero donde murió alrededor de la 1 de la madrugada. Según las fuentes, el cuerpo presentaba siete disparos de arma de fuego.

Los voceros señalaron en dicho centro asistencial la mujer de Porras Sosa se cruzó con el sindicado asesino de su pareja y a los gritos pidió a gendarmes apostados en el lugar que lo detuvieran y los efectivos procedieron.

De acuerdo a los voceros, el sospechoso, identificado como Erick José Sánchez, había concurrido al hospital para acompañar a su esposa embarazada para un control médico de urgencia y terminó detenido por el crimen de Porras Sosa.

Las fuentes añadieron que, por su parte, la mujer de la víctima denunció a los investigadores que el acusado los había amenazado de muerte el día anterior y les exigió que abandonaran el barrio, al parecer, por cuestiones de convivencia.

La principal hipótesis que manejan los pesquisas apunta a un problema vinculado con las viviendas de los involucrados.

La causa por el homicidio de Porras Sosa quedó a cargo de la jueza de Instrucción porteña Fabiana Palmaghini.