Informe revela como operan los sicarios en la frontera con Paraguay

617
Foto El Territorio

Un informe periodístico divulgado hoy en Misiones reveló que la contratación de sicarios proveniente de Paraguay, ya sea para amedrentar o asesinar a una persona, puede costar entre 3 y 50 mil pesos.

El alarmante dato, que hasta ahora solamente formaba parte del ideario popular, salió a la luz en una investigación del diario El Territorio, que menciona una serie de ataques delictivos en Argentina ejecutados por ciudadanos paraguayos.

Desde un crimen por encargo que se registró en diciembre de 2013 en la localidad misionera de Montecarlo, hasta la sustracción del cadáver de un homicida que fue abatido por su víctima, entre otros hechos violentos figuran en el informe.

Fuentes citadas por el diario señalaron además que había numerosos integrantes de una familia que reside en la localidad paraguaya de Mayor Otaño, separada de la ciudad misionera de Eldorado por el río Paraná, que serían autores de hechos violentos en la frontera.

La investigación vinculó la existencia en el vecino país de «mano de obra variada» para la comisión de todo tipo de delitos, con el auge del narcotráfico, principalmente de marihuana, que a diario se refleja en la incautación de cientos o miles de kilos por parte de las autoridades de los dos países.

En dicho contexto, la publicación citó los casos de «grupos mafiosos que operan en la región fronteriza y que cuentan con ‘soldados’ dispuestos a matar por dinero en efectivo», aunque «el monto varía de acuerdo con la calidad y precisión del sicario».

Además, el diario mencionó que «a nivel local, la mano de obra es barata», al citar fuentes de la zona norteña de Misiones que comparte más de 300 kilómetros de frontera con Paraguay.

Las mismas fuentes dijeron al diario que con sólo disponer de «17,5 millones de guaraníes ó 50 mil pesos, el ‘trabajo’ puede concretarse a la perfección», aunque investigadores policiales confiaron que «por mucho menos se manda a matar», citando cifras de hasta 3 mil pesos para «disparar en la cabeza a una persona».

Los voceros aclararon que el monto de la contratación está sujeto a la relevancia de la figura «a aniquilar y a la trayectoria del criminal contratado», aunque «el sicario paraguayo es más efectivo: ejecuta a sangre fría, cobra y desaparece», dijeron a los periodistas.

La investigación periodística se centralizó en una sucesión de hechos delictivos resonantes que se registraron en pocos años en el norte de Misiones, el último de los cuales se remonta a abril y tuvo como victima a Carlos Alfredo Manhardt, propietario de una flota de remises en Eldorado. El empresario se encontraba en su casa, junto a su esposa, cuando ingresó un desconocido que sin mediar palabra le disparó repetidas veces y abandonó el lugar.