Desarticulan contrabando de artículos tecnológicos por 5 millones de dólares

1457

La AFIP, a través de la Aduana, desactivó un importante contrabando de celulares de última generación, dispositivos de cobro electrónico, notebooks, tablets, “mezcladoras” de música digital, consolas de audio, lentes y cámaras de fotos, videojuegos, memorias y hasta repuestos de automóviles.

[huge_it_slider id=»19″]

El valor total de estos productos asciende a más de 5 millones de dólares y provenían de Estados Unidos y China.

Luego de los secuestros de productos electrónicos de alta gama en el aeropuerto de Ezeiza y de las fiscalizaciones a las empresas de courier, el accionar de AFIP se concentró en efectuar un monitoreo permanente sobre las empresas de transporte y encomienda del norte del país, que despachaban “puerta a puerta” mercadería a clientes de la ciudad de Buenos Aires y de la zona norte de la Provincia pero utilizando nombres falsos de destinatarios.

Luego del cruce sistémico y de la alerta generada por el incremento del volumen de operaciones de la empresa de transporte, se hizo un control documental y físico de la mercadería en la ciudad de Campana, cuando el camión pretendía ingresar a la ciudad de Buenos Aires: al abrir el camión, se encontró que había más de 2 toneladas de electrónica de alta gama.

Interviene el juzgado federal de la ciudad de Campana a cargo del Dr. Adrián Gonzalez Charvay, quien ordenó medidas y allanamientos para lograr esclarecer la maniobra.

La ruta del ingreso ilegal de la mercadería

La mercadería era adquirida en Miami y se la transportó vía aérea a la Ciudad de Asunción y/o Ciudad del Este (Paraguay) y vía fluvial a Iquique (Chile).

Luego, se ingresó a territorio argentino por pasos no habilitados y se concentró en depósitos de empresas de transporte y encomienda del norte del país.

Finalmente, las empresas de transporte distribuían la mercadería a los “clientes” de la Ciudad de Buenos Aires y de la zona norte de la Provincia de Buenos Aires, utilizando en estos casos un remitente y un destinatario inexistente o de muy difícil individualización.