Crimen de Julieta: El WhatsApp derriba la coartada del acusado

657

La coartada de Marcos Mansilla, el hombre acusado del femicidio de Julieta Mena, se encuentra en duda por una serie de mensajes de WhatsApp que lo ubican en la escena del crimen.

Mansilla declaró que la noche del homicidio fue a comprar cocaína a un grupo de travestis en la zona de Liniers, y que como no quiso pagar, se agarró a las trompadas con ellos -justificando con este suceso las heridas en sus nudillos-, publicó el diario La Nación.

Sin embargo, ocho mensajes enviados por WhatsApp derrumbarían su coartada, ya que demostrarían que Mansilla estaba esperando en su casa a Julieta y quería obligarla a tomar pastillas para interrumpir el embarazo de dos meses y medio que ella le había confesado.

«Antes de que Julieta llegara a mi casa me fui a pie hasta Ramón Falcón y la primera calle paralela a la avenida General Paz, del lado de la Capital. Fui a comprarles cocaína a unos travestis. No me la quisieron vender y nos agarramos. Me quisieron pegar y yo también les pegué. Les saqué la merca y escapé. Después de dar un par de vueltas por Liniers volví a mi casa y encontré a Julieta tirada en el piso, con la ducha abierta. Pensé que se había patinado o resbalado. Cerré la canilla y vi que no respiraba. Estaba muy drogado. Entré en pánico y me fui a buscar a alguien que me ayudara», declaró Mansilla ante el fiscal Carlos Arribas.