Luego de dos meses hallan el cuerpo del remisero desaparecido

595

El cadáver de un hombre en avanzado estado de descomposición fue hallado hoy en una fábrica de pescado abandonada y tomada en la ciudad balnearia de Mar del Plata y la policía investiga si se trata Pablo Bello, un remisero desaparecido desde hace dos meses, informaron fuentes de la fuerza.

El hallazgo se produjo ayer alrededor de las 14.30 en el edificio abandonado y ocupado en el cruce de Cerrito y Ortíz de Zárate, en el barrio Las Avenidas, en la zona del puerto de la ciudad.

Según dijeron los voceros consultados, dos menores estaban jugando cuando notaron un fuerte olor a podrido que emanaba de unos colchones apilados junto a una pared.

Al levantar un colchón de dos plazas, descubrieron el cuerpo de un hombre y salieron inmediatamente para alertar a la policía.

Poco después llegó al lugar personal dependiente de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) Mar del Plata, quienes pese a que su principal hipótesis es que fue asesinado, constataron rápidamente que por el estado de descomposición en el que se encontraba no podía saberse con seguridad si había sufrido heridas de algún tipo.

El cuerpo fue remitido a la morgue judicial, aunque antes de que sea posible practicarle la operación de autopsia será alojado en una cámara de enfriamiento.

De acuerdo con el relato de las fuentes, por la ropa que vestía el hombre y otros «indicios» es que los investigadores creían hoy que podía tratarse de Pablo Bello (38), por lo que los forenses tomarán muestras del ADN del cuerpo para cotejarlas con su grupo familiar.

Bello es un remisero buscado desde el último 23 de mayo, cuando aparentemente descubrió que su esposa lo engañaba con un amigo y fue a la casa de éste a recriminárselo.

Días después de su desaparición, la policía encontró su auto en las inmediaciones de la misma fábrica abandonada en la que hoy fue hallado el cadáver, semidesmantelado y sin signos de Bello.

Los efectivos de la DDI Mar del Plata registraron completamente el edificio y no hallaron rastros del remisero, por lo que en caso de confirmarse que se trate de él, los investigadores creían que el asesino pudo haberlo asesinado en otro lugar y luego trasladar su cadáver a la fábrica.

La pesquisa estuvo orientada a su esposa y a su amigo, pero en los allanamientos a su vivienda no fueron halladas pruebas en su contra y no existía cuerpo del delito.

Interviene en la causa el fiscal Alejandro Pellegrinelli, del departamento Judicial Mar del Plata.