Macabro: lo encuentran enterrado en el galpón de un taller mecánico

665
Archivo Internet

El cadáver de un remisero de 61 años, quien se encontraba desaparecido desde el 16 de julio, fue encontrado anoche enterrado dentro de un galpón utilizado como taller mecánico de una casa en el partido bonaerense de San Miguel, ahora los investigados buscan a sus dos hijos acusados del homicidio, informaron fuentes policiales.

Según se informó, el hallazgo del cuerpo sin vida de la víctima, identificada como Nenecio Torres, fue descubierto anteanoche, cerca de las 21, en una vivienda situada en las calles Garibaldi y Tres María del barrio Santa Brigada, en el noroeste del conurbano, lugar hasta donde llegó una comisión de la División Canes de la Jefatura Departamental de San Miguel con el apoyo de policías de la Comisaría Segunda para buscar pistas sobre el desaparecido.

Al lugar, los investigadores llegaron con datos de vecinos y compañeros de trabajo de la remisería donde trabajaba Torres, ya que «no se presentaban a trabajar hace varios días» por lo que creció la preocupación sobre su paradero y se efectuó la denuncia sobre la desaparición.

La comisión policial, al llegar a la casa donde se supo que convivían el hombre y sus dos hijos de 18 y 20 años, comenzaron registrarla con testigos y personal judicial de Malvinas Argentina a cargo del caso, una vez que llegaron al fondo de la propiedad se encontraron dentro de un galpón, que era utilizado como taller mecánico, el cuerpo de Torres que estaba enterrado dentro de una fosa para reparar autos tapado con arena, indicó un investigador a cargo del allanamiento.

Se trata de la casa de un sobrino que la víctima alquilaba hace poco meses con sus dos hijos.

En ese momento en la vivienda fue aprehendido un joven, pero luego se supo que nada tenía que ver con el homicidio y que era un amigo que también buscaba al desaparecido.

Tras los testimonios del joven la fiscalía ordenó su pronta liberación cerca de las 3 de la madrugada, remarcó el investigador.

El primer informe forense indica que el cuerpo tenía golpes en la cabeza y en otras partes del cuerpo, que le habrían provocado la muerte y fue oculto, enterrado y tapado con arena.

Los informantes agregaron que el cuerpo fue trasladado a la morgue judicial de San Martín para la autopsia que determinará la hora, causa y si al momento de ser enterrado Torres estaba con vida.

Los dos hijos de Torres se encuentran prófugos y se sospecha que pueden ser los autores del crimen ya que se supo que entre ellos existía una difícil relación de convivencia.

Esta mañana la policía estaba en búsqueda de los hijos de Torres, que escaparon en un auto Renault 19.