Los hermanos de un narco asesinado prometen “matar a todos” sus rivales

233

Los hermanos de un joven asesinado anteayer en Rosario prometieron hoy a través de las redes sociales “matar a todos” los integrantes, “hasta la generación más chica”, de una familia con la que se disputan el narcomenudeo en esa ciudad del sur santafesino.

Estas amenazas se enmarcan en el viejo enfrentamiento entre la familia Funes y los Camino, estos últimos parientes del asesinado ex jefe de la barrabrava de Newell’s, Roberto “Pimpi” Camino (37); el cual recrudeció con el crimen a balazos de Ulises Funes (23).

El domingo pasado a la tarde, este joven marino mercante fue atacado a tiros desde un Fiat Sienta cuando se encontraba junto a su novia en un pasillo situado en calles Entre Ríos y Garay, en el sur rosarino.

Uno de los hermanos de la víctima, Lautaro Funes, alias “Lamparita”, escribió en su cuenta de la red social Facebook que “la guerra no terminó” y prometió: “Va a terminar cuando los mate a todos, hasta la generación más chica o me maten a mí.”

“Lamparita” realizó esta amenaza desde la cárcel santafesina de Piñeiro, donde está detenido desde mediados de 2017 como presunto líder de una asociación ilícita dedicada a múltiples delitos como amenazas, portación ilegal de armas y usurpaciones.

Por su parte, su hermano Alan Funes también prometió vengar a Ulises con muertes de sus contendientes en el Barrio Municipal y el Parque del Mercado, el territorio en disputa entre los Funes y los Camino.

“Juro por mi hija que los mato a todos. Uno por uno los voy a matar a estos giles hijos de puta sin sangre, que no les da la nafta para pegarme a mí”, escribió Alan Funes en Facebook.

Este joven está prófugo desde el 31 de diciembre pasado, cuando un canal de televisión rosarino difundió un video en el que se lo veía recibir el Año Nuevo disparando una ametralladora al aire, mientras debía cumplir prisión domiciliaria por otra causa por homicidio.

Se trata del crimen de Eugenio “Pupi” Solano, cometido el 1 de mayo de 2016 en presunta venganza por el asesinato de la madre de los Funes, Mariela Miranda.

“Por qué no me vienen a buscar a mí, que me mandan en cana con la yuta, la única forma que tienen para sacarme de la calle porque no les da”, escribió el joven prófugo y agregó: “Son giles, se la agarraron con vos (por Ulises), que no te metías, trabajabas”.

Una fuente de la investigación explicó que la disputa entre los Funes y los Camino comenzó en 2013, cuando los segundos quisieron sumar como “soldaditos” a Alan y “Lamparita”, quienes por entonces eran niños y los “verdugueaban” en el barrio.

La familia Camino está asentada en el Barrio Municipal del sur de Rosario mientras que los Funes vivían en el lindero Parque del Mercado.

Por su parte, Jorge “Gordo” Funes, padre de los chicos mencionados, denunció a Rosa y a Tato Camino, hermanos de “Pimpi”, por amenazas e intento de usurpación y debió abandonar el barrio.

Desde entonces, aseguran los investigadores, se produjeron dos docenas de asesinatos cruzados entre allegados a ambas bandas.

De hecho, el 1 de enero, el “Gordo” Funes fue baleado en la localidad santafesina de Alvear, donde se había “guardado porque sabían que lo estaban buscando”, dijo el pesquisa consultado, a raíz de lo cual permanece internado en grave estado en un hospital de Rosario.

En tanto, una fuente del Ministerio de Seguridad provincial dijo a Télam que las que protagonizan los enfrentamientos son “segundas líneas de viejas bandas” que “no se disputan zonas, sino dos o tres manzanas para el narcomenudeo”.

“Son tira tiros, es un tema focalizado y la disputa se produce porque los jefes de las bandas están presos y hay reacomodamientos”, indicó el informante que aseguró que la escalada de violencia “se puede controlar” y pidió “mayor colaboración de un sector del Poder Judicial”.

Ante esta situación, ayer se realizaron seis allanamientos en los que fueron demoradas ocho personas, dos de las cuales quedaron detenidas y serán imputadas el próximo jueves por tenencia ilegal de arma de fuego, mientras que las seis restantes quedaron en libertad.

En los allanamientos –solicitados por tres fiscales en causas de homicidio- se secuestraron una pistola 9 milímetros, un revolver .38 y una escopeta calibre 16 y municiones, detalló el jefe de una brigada de la Policía de Investigaciones (PDI), Gustavo Bella.

Voceros de la pesquisa señalaron que uno de los detenidos pertenece a la familia Pucheta, ligada a otro antiguo grupo delictivo de la zona, los Ungaro, históricamente enemistado con los Camino.

René Ungaro fue condenado como uno de los autores del crimen de “Pimpi” Camino en 2010; en tanto que su hermana Daniela fue pareja de Luis Medina, un presunto narco asesinado el 29 de diciembre de 2013 en un acceso a Rosario.