Piden preventiva para dos policías acusados de matar a un adolescente

290

Un fiscal solicitó la prisión preventiva para los dos policías detenidos por el asesinato de un adolescente de 17 años que el miércoles pasado murió de un disparo en la cabeza en la capital salteña, informaron fuentes judiciales.

El requerimiento fue elevado por el fiscal penal 3 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Rodrigo González Miralpeix, al juez de Garantías 1, Ada Zunino; y recayó sobre los imputados Juan Carlos Cardozo y Emilio Gastón Aguilera Alanís.

Los dos policías están detenidos e imputados del “homicidio agravado por el abuso de la función y por alevosía, calificado por el uso de arma de fuego” de Nahuel Salvatierra (17).

En sus respectivas indagatorias, el sargento Aguilera Alanís declaró que él y su compañero habían sido agredidos cuando intentaron dispersar a dos grupos de jóvenes que se peleaban entre sí en el lugar donde Nahuel resultó baleado, mientras que el cabo primero Cardozo se negó a declarar.

Según las fuentes, el fiscal basó su pedido de prisión preventiva en la consideración de la gravedad del delito, la pena en expectativa y en que si los acusados son liberados podrían intentar eludir el accionar de la Justicia o entorpecer la investigación.

El hecho investigado ocurrió alrededor de las 22 del miércoles último, en el barrio Solidaridad, en el sudeste de la ciudad de Salta, donde, de acuerdo con la Policía, se produjo un enfrentamiento entre dos grupos antagónicos.

Los voceros policiales indicaron que dos efectivos en moto transitaban por el lugar y al ver lo que ocurría intentaron dispersar a los jóvenes.

En esas circunstancias, uno de los policías efectuó un disparo de arma de fuego que impactó en la región occipital de Nahuel, quien se encontraba en el lugar junto a un amigo y resultó malherido, por lo que lo trasladaron hasta el Hospital San Bernardo, donde murió la madrugada siguiente.

Tras la muerte del adolescente, la jueza Zunino ordenó la detención de Aguilera Alanís y Cardozo, quienes prestaban servicios en el Sector 8 y quedaron alojados en la Alcaidía General provincial.

Para la fiscalía, la principal hipótesis apunta a que fue el cabo Cardozo quien efectuó el disparo con su pistola reglamentaria 9 milímetros que le provocó la muerte a Nahuel.

Según González Miralpeix, al momento del hecho, los dos policías se encontraban fuera de servicio y se desplazaban en una moto particular.

Y agregó que luego del disparo, los efectivos no denunciaron lo ocurrido y se dirigieron a sus lugares de trabajo, donde horas después fueron detenidos.

El fiscal también detalló que el disparo fue efectuado por la espalda y consideró que la situación no ameritaba la utilización del arma reglamentaria ya que ninguno de los jóvenes que se encontraba allí estaba armado.

En tanto, ambos policías detenidos fueron separados de sus funciones por Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad de Salta.

El crimen de Nahuel generó consternación en el barrio Solidaridad, donde amigos y vecinos de la víctima marcharon en reclamo de justicia apenas se enteraron de lo sucedido.