Detienen a un hombre por el crimen de una anciana en San Clemente del Tuyú

    2

    Un hombre que fue detenido acusado de haber asesinado a una anciana de 86 años para robarle unos 37.000 pesos y 31.000 dólares de sus ahorros que guardaba en su casa en San Clemente del Tuyú se negó a declarar ante el fiscal de la causa, informaron hoy fuentes judiciales.

    Se trata de José Antonio Vasallo (49), actual pareja de la acompañante terapéutica de Francisca Teodora Riquelme (86), cuyo cadáver maniatado y amordazado fue hallado la mañana del viernes último.

    El fiscal de la causa, Martín Prieto, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada del Partido de la Costa, indagó al sospechoso pero éste se negó a declarar.

    Fuentes judiciales informaron a Télam que Vasallo fue imputado por el delito de “homicidio criminis causa”, es decir, matar para ocultar o lograr la impunidad de otro delito, en este caso, el robo.

    El hombre fue detenido ayer por la madrugada en su casa de San Clemente del Tuyú donde se secuestraron vendas de similares características a las utilizadas para amordazar a la víctima y provocarle la muerte por asfixia mecánica, tal como se determinó en las últimas horas con los resultados de la autopsia.

    Sin embargo, en la vivienda del sospechoso, los pesquisas no hallaron ninguna suma de dinero que pudiese pertenecer al botín que se llevaron de la habitación de Riquelme.

    Una fuente con acceso al expediente detalló a Télam que un sobrino de la anciana confirmó que el o los asesinos robaron 37.000 pesos que ella había cobrado hacía un mes por una pensión y 31.000 dólares producto de la venta reciente de un departamento.

    Para los investigadores, el o los homicidas tenía el dato preciso de la existencia de ese dinero y del lugar exacto donde la anciana lo guardaba ya que la habitación fue el único ambiente revuelto en la escena del crimen.

    En ese sentido, el hecho de que Vasallo era la pareja de la acompañante terapéutica de la víctima y que había concurrido alguna vez a la casa de Riquelme es para los investigadores un indicio de que conocía los movimientos de la anciana.

    Además, varios testigos lo vieron merodear la vivienda de la víctima en la franja horaria en la que se cometió el crimen -31 del jueves y 1 del viernes-, cuando el propio Vasallo al declarar como testigos negó haber pasado por allí, explicó a Télam el informante consultado.

    El crimen de Riquelme fue descubierto cerca de las 9.30 del viernes último, en una casa ubicada en la calle 6 al 1600, de San Clemente del Tuyú, cuando la anciana fue hallada por la Policía y los Bomberos maniatada y amordazada en su habitación.

    Los peritos advirtieron desorden en ese ambiente y que los ingresos a la casa no habían sido violentados.

    Es más, la puerta de ingreso estaba cerrada con llave aunque ésta no se halló en el lugar.

    Por ello, desde un inicio los investigadores siguieron la hipótesis de que el o los asesinos conocían a la víctima.