La joven hallada asesinada en Sacanta recibió golpes en la cabeza y no tiene signos de abuso

109

Valeria Oviedo, la joven de 21 años hallada asesinada en un descampado de la localidad cordobesa de Sacanta murió tras recibir cuatro golpes contundentes en la cabeza y no presenta signos de abuso sexual, de acuerdo a la autopsia.

A raíz del crimen, la Municipalidad de Despeñaderos, localidad cordobesa donde vivía la víctima, decretó dos días de duelo, mientras que la intendenta, Carolina Basualdo, envió sus condolencias a la familia de la joven, especialmente a su madre, que trabaja para el municipio.

El fiscal de San Francisco, a cargo de la causa, Oscar Gieco, informó a la prensa local que desde el Cuerpo Médico Forense le confirmaron que la víctima presentaba «cuatro golpes bastante contundentes en la cabeza, dos en la zona parietal y dos en la zona frontal y la autopsia determinó que falleció producto de esos golpes».

Según los resultados preliminares de la operación de autopsia, aparte de los golpes en la cabeza, Valeria «no tiene otro signo de ejercicio físico sobre su cuerpo», por lo que se descartó en principio que haya sido víctima de un abuso sexual, añadió el fiscal.

En tanto, el representante del Ministerio Público Fiscal (MPF) informó que durante ayer se entrevistó con la madre de Oviedo y con una de las hermanas y que, en base esa declaración, confirmó que el camionero detenido por el femicidio, Luis Alberto Ludueña, (38) «era conocido de la familia» de la víctima.

«La madre sabía que iba a ir con él, pero no había ninguna relación sentimental que se conociera», conto Gieco.

El fiscal también se refirió a un hermano del sospechoso, identificado como Rubén Darío Ludueña, quien está detenido acusado de abusar sexualmente e intentar matar a una adolescente de 16 años en 2022: «Nos informaron del antecedente del hermano y sospechamos que podría tener la misma actividad delictiva. Se harán pericias psiquiátricas para saber por qué actuaron de esta manera», dijo.

Sobre el detenido por el femicidio de Valeria, Gieco confirmó que tenía una denuncia por violencia de género por parte de una expareja domiciliada en Sacanta, por lo que tenía un impedimento de contacto con ella.

Además, aclaró que no existía ninguna denuncia previa en su contra por parte de la joven encontrada asesinada a golpes el jueves pasado.

Gieco informó que Ludueña ya designó abogado defensor y que será indagado la próxima semana, por lo que hasta entonces permanecerá alojado en el penal de Bouwer.

La investigación comenzó tras la denuncia de la madre de la víctima ante la falta de información sobre su hija, lo que llevó a que se analizaran las cámaras de seguridad de la zona de Despeñaderos, donde vivía, y se estableciera el recorrido que realizó a bordo del camión conducido por Ludueña, quien era conocido de la familia.

Gieco precisó que ese camión fue hallado ayer abandonado en Sacanta, aunque «no se encontró a la joven ni al conductor, por lo que se realizó una requisa del vehículo, y en el interior se encontró un colchón manchado con sangre y un hierro con sangre en una de las puntas».

Luego, durante rastrillajes, se dio con el cuerpo de Oviedo enterrado en una zona rural de Sacanta, una localidad del departamento San Justo, a unos 130 kilómetros de Córdoba capital.

El camión marca Renault 320 con acoplado fue encontrado a la mañana, alrededor de las 9.30, mientras que el cuerpo de la joven fue hallado unas cinco horas después, cerca de las 14.20.

Anoche, tras conocerse el femicidio, un grupo de vecinos de Despeñaderos se reunió en la plaza Evita para reclamar justicia, mientras que la intendenta Basualdo expresó su pesar: «No salimos del asombro y de la conmoción».

Esta mañana, la Secretaría de Educación y Cultura informó que decidió suspender hasta nuevo aviso los corsos programados para mañana y el sábado en esa localidad y condenó, repudió y pidió justicia por Valeria.

También fueron suspendidas todas las actividades en la Escuela Deportiva Local.

Sobre el hermano del camionero acusado, las fuentes destacaron que está actualmente detenido acusado de violar e intentar matar a una adolescente de 16 años hace poco menos de un año, cuando la joven accedió a subir al auto del sospechoso para que la llevara a una fiesta de carnaval, ya que conocía a su familia, en un episodio muy similar al ocurrido con Oviedo.

De acuerdo a las mismas fuentes, en un tramo del viaje, el hombre se desvió del camino y llevó a la chica a un descampado, donde abusó sexualmente de ella e intentó estrangularla, por lo que la víctima perdió la conciencia.

La joven reaccionó luego de que el atacante se fuera del lugar y dio aviso a la policía, mientras el sospechoso regresó al lugar pensándola muerta y, al no encontrarla, escapó con su auto y se estrelló contra un árbol, por lo que resultó herido y quedó internado y detenido.

En los próximos meses Ludueña afrontará un juicio acusado de sustracción y retención de una persona con la finalidad de menoscabar su integridad sexual, robo, abuso sexual con acceso carnal, intento de homicidio doblemente agravado, por criminis causae y por mediar violencia de género, según indicó el fiscal de ese caso, Alejandro Peralta Otonello.