Un jubilado asesinado y un delincuente muerto tras asalto y tiroteo

302

Un jubilado de 69 años fue asesinado de un disparo tras un tiroteo con delincuentes, uno de los cuales también murió baleado, durante un asalto en su vivienda del partido bonaerense de Ituzaingó, informaron hoy fuentes policiales.

El hecho se registró anoche, cerca de las 21.30, en la calle Aguaribay al 700 entre José María Paz y Alta Gracia, en el mencionado distrito de la zona oeste del Gran Buenos Aires, donde vivía la víctima, identificada como Roberto Conte.

Fuentes policiales informaron a Télam que todo comenzó cuando al menos tres delincuentes armados aprovecharon que una familia ingresaba a su casa e irrumpieron tras romper la puerta.

Según las fuentes, durante el tiroteo uno de los delincuentes recibió dos balazos en la cabeza que le ocasionaron la muerte, mientras que Conte sufrió un disparo en el abdomen.

El jubilado fue trasladado de urgencia al hospital Haedo, donde ingresó fallecido como consecuencia de las lesiones sufridas.

En tanto, los cómplices del ladrón muerto, identificado como Iván Espinosa Gallardo (19), de nacionalidad chilena, escaparon en un auto Fiat Cronos blanco en dirección a la zona de Morón.

En poder del joven, personal de la comisaría 1ra. de Ituzaingó hallaron entre sus pertenencias una billetera con dinero, un destornillador y un celular, añadieron las fuentes.

Los investigadores determinaron que Espinosa Gallardo había estado detenido el 13 de agosto último en el marco de una causa caratulada como “robo en poblado y en banda”, en jurisdicción de la seccional 4ta. de Avellaneda, en la zona sur del conurbano.

Por su parte, personal de Policía Científica realizó los peritajes correspondientes en la escena del crimen, donde secuestró el revólver de la víctima con cinco cartuchos, seis vainas servidas .40 y dos proyectiles deformados del mismo calibre.

El hecho es investigado por la fiscal Gabriela Millán, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 descentralizada en Ituzaingó.

La funcionaria judicial supervisó el trabajo de los peritos en busca de rastros o huellas de los autores del asalto y de las cámaras de seguridad que pudieran haber captado lo sucedido.