Mató a su mujer, le dieron 12 años de prisión porque ella lo maltrataba, y no irá a la cárcel

129

Un policía retirado de 73 años, que en diciembre de 2018 prendió fuego y mató a su mujer en la localidad bonaerense de Burzaco, no fue condenado a prisión perpetua como establece el Código Penal para los casos de femicidio, porque la justicia entendió que existieron «circunstancias extraordinarias de atenuación». Por esa razón, recibió 12 años de prisión y la posibilidad de cumplir la pena en su domicilio.

El polémico fallo fue dictado esta semana por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Nº 1 de Lomas de Zamora, que preside el juez Fernando Bueno. Rosa Agüero tenía 57 años y falleció el 5 de diciembre de 2018 en el Hospital Churruca, tres días después de haber sido atacada en su casa de la calle 9 de Julio, casi esquina Erezcano.

La mujer ingresó con el 90 por ciento del cuerpo quemado, procedente del Hospital Lucio Meléndez de Adrogué, donde fue asistida por primera vez luego de haber sido rescatada por los bomberos.

Según la investigación, José Carlos Canteros (73) roció con nafta a su mujer cuando ella sostenía una vela porque se había cortado la luz en la casa. El acusado planteó que se trató de un accidente, pero la hipótesis fue descartada durante el juicio.

“Quedó comprobado que había una situación en la que la mujer era violenta con él y el vínculo entre ellos está roto en los hechos. Canteros no tenía ninguna denuncia por violencia antes del homicidio”, indicaron fuentes consultadas al diario Conurbano, en torno a la aplicación de las circunstancias extraordinarias de atenuación.

La fiscal de juicio, Marcela Dimundo, no pidió que Canteros sea condenado a perpetua, sino a una pena menor de 13 años de prisión por “homicidio agravado por el vínculo mediando circunstancias extraordinarias de atenuación”.

En su alegato, Dimundo entendió que la mujer «no fue víctima de violencia de género» y que mantenía «una contienda familiar» porque estaba distanciada de sus hijos y, al mismo tiempo, no quería que su esposo se relacionara con ellos.

«Ella siempre iniciaba las discusiones y decía que iba a prender fuego la casa», señaló uno de los investigadores y agregó que los peritajes revelaron que Canteros era una persona «pasiva y dependiente».

Canteros, retirado de la Policía Federal Argentina (PFA), y Agüero llevaban 39 años de casados cuando ocurrió el crimen.

El jubilado estuvo preso en una cárcel común muy poco tiempo: ingresó a la Unidad Penitenciaria Nº 26 de Lisandro Olmos, en el partido de La Plata, el 4 de abril de 2019 y fue beneficiado con arresto domiciliario el 24 de agosto del mismo año.

En el fallo, los jueces decidieron no revocarle la medida extramuros y, en consecuencia, el expolicía cumplirá la condena en su casa, pero con tobillera electrónica.