«Mi corazón de mamá dice que mi hijo ya no está con vida», dijo la madre de Facundo

189
La madre de Facundo Astudillo Castro, el joven de 22 años desaparecido desde el 30 de abril último en Pedro Luro, dijo hoy que no cree que su hijo esté vivo, pidió la renuncia del intendente de Villarino por considerar que vinculó lo ocurrido con su hijo al narcotráfico y manifestó su esperanza de que la Justicia avance sobre los pedidos de detenciones realizados ayer por la querella.

«Mi corazón de mamá dice que mi hijo ya no esta con vida. La Justicia es lenta y pobre para quienes buscamos a nuestros hijos y esta gente (por la policía) ha cambiado los Falcon por las Hilux», expresó Cristina Castro a radio El Destape.

La mujer reiteró su pedido para que le devuelvan a su hijo «esté como esté»: «He gritado y peleado con todo el mundo para que me devuelven a mi hijo porque es mío, es nuestro y no de ellos».

En tanto, en declaraciones a radio Continental, la mujer se refirió al hallazgo de un objeto que pertenecía a Facundo en la comisaría de la localidad de Teniente Origone: «Estaba descartado como basura, en estado de putrefacción, casi me da un infarto cuando lo vi porque no tengo dudas de que es de mi hijo. Me mintieron desde el primer día», dijo.

«Pedimos la detención de cuatro policías porque ya es insostenible lo que están haciendo», agregó en referencia al pedido realizado ayer por sus abogados ante la justicia federal bahiense.

Finalmente, Cristina reclamó «la renuncia del señor intendente de Villarino (Carlos) Bevilacqua, quien pidió investigar la pista del narcotráfico en la desaparición de Facundo.

«El intendente de Villarino es lamentable lo que hizo con mi familia, no somos narcotraficantes como nos trató el señor, no quiero ni que me pida disculpas ni nada, quiero la renuncia», manifestó.

Facundo fue detenido a las 10 del 30 de abril pasado en un retén policial cuando abandonó Pedro Luro y fue llevado a la comisaría de Mayor Buratovich, de donde salió unas horas después.

Según la pista que sigue su madre, entre las 15.30 y 16 de ese mismo día, el joven fue nuevamente interceptado por efectivos que lo introdujeron en una patrulla y, desde ese momento, nada más se supo de él.