Agravan la acusación para dos de los imputados por el crimen de una mujer en Salta

893
Una fiscal agravó la acusación a femicidio a dos de los tres imputados en la causa por el crimen de una mujer de 70 años asesinada a cuchillazos en su departamento de la ciudad de Salta en marzo pasado, informaron hoy fuentes judiciales.

La fiscal penal 1 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Ana Inés Salinas Odorisio, informó que por el homicidio de María Leonor “Tita” Giné (70), amplió la imputación a dos de los detenidos por haber mediado violencia de género.

Se trata del nieto de la víctima, Agustín Morales (21), y su amigo Federico Detzel, quienes estaban imputados provisoriamente por los delitos de homicidio agravado por el vínculo y por ensañamiento y alevosía.

Por el caso también está detenida la mujer trans Tania Rocío Aguirre.

A partir de nuevos elementos valorados, tales como el testimonio de una de las hijas de la víctima, la fiscal entendió que Giné generaba maniobras de protección ante la inseguridad que le infundía la convivencia con el imputado Morales.

Asimismo, consideró que, sumado a las características del inmueble, las condiciones de convivencia en el contexto de un aislamiento social obligatorio y la superioridad física de los imputados aprovechando la relación vincular, dejaba a la víctima en una posición de grave vulnerabilidad.

Para la fiscal, Morales y su amigo habrían aprovechado estas circunstancias para ultimar a la víctima y luego apoderarse de su dinero.

Salinas Odorisio sostuvo que el homicidio en sí fue una clara manifestación de violencia de Morales, Aguirre y Detzel, produciendo la muerte de Giné, “agresión que realizan Morales y Detzel en un contexto de dominación, con control general coercitivo por pertenecer al género opuesto”.

Por ello, Morales se encuentra ahora imputado como autor de los delitos de homicidio agravado por el vínculo, ensañamiento, alevosía, criminis causa y por mediar violencia de género en concurso real con la violación de las medidas dispuestas por autoridad competente para contener la propagación de una pandemia.

En tanto, Detzel fue imputado de los mismos delitos, con la diferencia de ser acusado de ser autor del homicidio agravado por ensañamiento.

En la audiencia de imputación, los dos imputados fueron asistidos por sus abogados y, tras conocer la nueva acusación en su contra, decidieron no prestar declaración.

El hecho fue descubierto cuando dos familiares de Giné se presentaron el 28 de marzo en el departamento de la víctima, ubicado en la avenida Belgrano al 900, del microcentro de la capital salteña, porque no respondía mensajes ni llamados.

Al subir al departamento, encontraron a la mujer muerta en la cocina, con heridas de arma blanca en la parte superior de su cuerpo.

De las tareas investigativas desplegadas por el personal de la División Homicidios y del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), que incluyó el análisis de las cámaras de seguridad privadas y del Sistema de Emergencias 911, se pudo identificar al nieto de la víctima como la persona que salía del lugar y se llevaba el auto de su propiedad.

Además, se logró establecer también que el mismo joven había ingresado al edificio junto a Detzel y a Aguirre, la noche del viernes y se retiraron la madrugada del sábado.

Todos fueron detenidos el lunes 30 de marzo.