Un venezolano y cuatro argentinos detenidos por el caso del hombre baleado en el shopping Soleil

453

Un venezolano y cuatro argentinos fueron detenidos en el barrio porteño de Parque Patricios a bordo del auto que era buscado por el ataque al hombre que quedó parapléjico tras ser baleado frente a su hija en el shopping Soleil de San Isidro y que, además, tenía pedido de secuestro en la causa de los «robaturistas» que asesinaron a un inglés en Puerto Madero.

En tanto, familiares y amigos de Sebastián Domínguez (35) realizaron esta tarde una marcha en el estacionamiento del mencionado centro comercial donde reclamaron «Justicia por Seba» y que el hecho «no quede impune».

«Sebastián está muy mal, sin poder levantarse de una cama», dijo a Todo Noticias Johanna, esposa de Domínguez, y sobre los detenidos afirmó: «Quiero creer que se van a pudrir en la cárcel, y si no es así, creo en la justicia divina.»

Fuentes policiales y judiciales informaron que el joven venezolano detenido es el dueño de un Chevrolet Prisma -secuestrado en el operativo-, que fue utilizado por los autores del asalto en el que fue baleado Domínguez en el estacionamiento del mencionado shopping.

Las detenciones fueron concretadas por personal de la Comuna 4A de la Policía de la Ciudad que en avenida Chiclana y La Rioja, donde observó en actitud sospechosa a los cinco ocupantes de un Chevrolet Prisma negro.

El personal policial procedió a identificar a sus ocupantes y pedir reportes sobre la patente del auto -MYF 734-, y así surgieron varios pedidos de secuestro de distintos juzgados porteños y bonaerenses en causas por robos.

Un Prisma negro con esa misma patente quedó registrado por los videos de las cámaras de seguridad como el vehículo en el que el miércoles pasado huyeron del shopping Soleil los autores del balazo que lesionó a Domínguez.

Pero además, el mismo vehículo tenía pedido de secuestro por varias causas, entre ellas, la de la banda de los «robaturistas» que asesinó al inglés Matthew Gibbard e hirió a su hijo el 14 de diciembre cuando se resistieron a un asalto en la puerta del hotel Faena en Puerto Madero.

Los cinco detenidos son el dueño y conductor del vehículo, un venezolano identificado por las fuentes como Samuel Zerpa Meneses (20), y cuatro argentinos que los acompañaban, dos hombres y dos mujeres.

Los cinco quedaron a disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 8 de Yamile Bernan, ya que de la investigación que esclareció el crimen de Gibbard en Puerto Madero, se desprendieron varios hechos de robos en modalidad arrebato en Capital Federal cometidos por extranjeros y, en uno de ellos, está involucrado el mismo Prisma.

«Por lo que averiguamos, en los papeles este Prisma figuraba como un auto legal que se alquilaba a choferes de Uber, pero en la realidad lo usaban extranjeros para salir a robar», dijo a Télam un investigador judicial.

Ahora, el fiscal Sergio Szyldergemejn, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Boulogne y quien investiga el ataque a Domínguez, trabajaba para poder imputar formalmente y pedir la detención de Zerpa Meneses en su causa y determinar si alguno de los argentinos que lo acompañaban estuvo involucrado en el hecho del Soleil.

La hipótesis en la que trabajan el fiscal Szyldergemejn y los detectives de la DDI de San Isidro es que Domínguez pudo haber sido «marcado» en el interior del shopping por la cadena, pulsera y anillos de oro que llevaba colocados y que, por eso, lo abordaron en el estacionamiento.

Domínguez -quien tiene domicilio en Moreno, trabaja como encargado en una fábrica textil y se encuentra internado en el Hospital de San Isidro- fue baleado el miércoles pasado a las 20.20, en el estacionamiento del shopping Soleil, ubicado en el cruce de la autopista Panamericana y el camino del Buen Ayre.

La víctima había ido a ese centro comercial a comprarle un regalo a su padre y, cuando caminaba por el estacionamiento junto a su hija de 10 años de regreso hacia su auto, donde lo esperaban su hermana y otro hijo de 4, fue abordado por un ladrón que le arrancó una cadena de oro y le disparó.

Johana contó a Télam que, por lo que le relató su marido, primero pensó que quien lo abrazó de atrás era algún amigo, pero que le dijeron «quedate quieto» y, de manera instintiva, arrojó un golpe, tras lo cual lo balearon.

También le dijo que el atacante era «morocho, de su misma edad y que parecía extranjero y tenía un arito plateado en una oreja».

La testigo clave del caso es la hija de tan solo 10 años de Domínguez, quien le dijo a su mamá que el hombre que atacó a su padre tenía «cara de malo».

La bala ingresó por el hombro derecho, pasó por el cuello y quedó alojada en el hombro izquierdo; y por la onda expansiva del recorrido del proyectil, la médula quedó afectada y quedó parapléjico, sin sensibilidad del pecho hacia abajo.

Los investigadores saben, por los videos de las cámaras de seguridad, que al menos tres fueron los delincuentes involucrados que luego escaparon en el Chevrolet Prisma: el atacante directo, un cómplice que estaba por acercarse cuando se produce el disparo y el conductor del vehículo.