En tres años y medio recapturaron a 10 mil prófugos pero resta localizar a unos 40 mil

286

Un total de 10.000 prófugos de la Justicia fueron recapturados en los últimos tres años y medio a través del Comando Federal de Recaptura de Evadidos (CUFRE) y de las fuerzas de seguridad nacional e Interpol, aunque aún resta localizar a otros 40.000 con pedido de captura, de los cuales la mitad son «altamente conflictivos», informó el Ministerio de Seguridad de la Nación.

«En nuestra gestión, hubo un salto de calidad en las cuatro fuerzas porque los investigadores del CUFRE perfilan cómo son las personas buscadas ya que hay que ganarles en inteligencia y ver cuáles son sus puntos débiles», dijo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien estuvo acompañada por el secretario de esa cartera, Eugenio Burzaco.

De acuerdo al informe oficial, el sábado último recapturaron al prófugo 10.000 desde que arrancó esta gestión.

En 2016, hubo 2.711 evadidos atrapados, 2.787 en 2017, 2.920 en 2018 y 1.582 durante el primer semestre de este año, por lo que se detuvo un prófugo cada tres horas.

En los primeros tres años, la ciudad de Buenos Aires fue el lugar en el cual hubo un mayor número de recapturados que tenían pedido de detención, con un total de 1.790, mientras que la provincia homónima quedó segunda con 1.334.

En tanto, en Misiones hubo 396 recapturados, en Santa Fe 387, en Salta 222, en Corrientes 142, en Formosa 124, en Jujuy y en Entre Ríos 109, en Mendoza 83 y en el resto de las provincias 1.011.

Además, la ministra Bullrrich resaltó que el resto de los evadidos detenidos fueron en países limítrofes como Bolivia o Paraguay, con quienes se lograron avances «muy importantes» respecto a este tema.

El secretario Burzaco también destacó que al comienzo de la gestión había 50.000 prófugos y que ahora resta localizar unos 40.000, de los cuales aproximadamente 20.000 son «altamente conflictivos».

De acuerdo al CUFRE, hasta el 2 de julio de 2019, el 33,6 por ciento de las capturas vigentes fueron libradas en causas por delitos contra la propiedad, el 9,5 por delitos contra las personas, el 8,7 por delitos previstos por leyes especiales y decretos ley, el 5,1 por delitos contra la administración pública y el 3,6 por ciento por delitos contra la integridad sexual.

Además, en el 86 por ciento de las causas los involucrados son de sexo masculino y el 74 por ciento son argentinos.

«Nos propusimos trabajar respecto a los prófugos que nadie buscaba debido a que no había un trabajo sistemático y entonces comenzamos el Programa de Búsqueda de Prófugos, pusimos el foco a un tema que no se le prestaba atención», añadió el funcionario nacional.

El CUFRE está integrado por el Ministerio de Seguridad, las fuerzas de seguridad (Prefectura Naval, Gendarmería Nacional, Policía Federal, Policía de Seguridad Aeroportuaria) Interpol, Ameripol, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y otras entidades.

Por intermedio de este programa, se elaboró una base de datos con información de personas evadidas de la Justicia y se coordinaron operativos de recaptura en base a la información disponible con las fuerzas de seguridad.

«El trabajo es minucioso porque, entre otras cosas, se hacen búsquedas en redes sociales o se estudia la relación de los prófugos con sus familiares para que puedan ser detenidos», aseguró Burzaco, quien también subrayó el apoyo de Interpol y Ameripol para dar con las personas que se escapan del país.

Bullrich, por su parte, aseguró que para los 40.000 fugitivos que restan detener, se diseñó un «ranking» por el nivel de «peligrosidad» de estas personas ya que pueden haber violadores, abusadores, homicidas o secuestradores.

Según la ministra, en varias oportunidades, para la recaptura de evadidos influyeron las «recompensas» ofrecidas por su cartera, aunque lo relativizó porque en algunas ocasiones se dan datos «falsos» que hacen desviar la investigación que estaba en curso.