Cayó el Gordo Saucedo, uno de los prófugos de la causa narco de Itati

125

Luis «Gordo» Saucedo, uno de los líderes de la banda que traficaba seis toneladas de marihuana por semana desde la ciudad correntina de Itatí y prófugo desde 2017, fue detenido en Paraguay, informó la Secretaría Antidrogas (SENAD) del país vecino.

Según informó el Ministerio de Seguridad nacional, el Gordo Saucedo tiene 39 años y era uno de los narcos más buscados del país. Lo capturaron este miércoles en la ciudad de Pilar, a 360 kilómetros de Asunción, tras un operativo efectuado por Secretaría Nacional Antidrogas del Paraguay (Senad), junto a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y la Gendarmería Nacional Argentina.

Junto a Saucedo cayó Antonio Ramón Navarro, alias Moncho, otro prófugo de la investigación que se desprendió de la Operación Sapucay denominada Los Gordos. Ambos serán acusados por la Justicia Federal Argentina como integrantes de esa banda.

Las detenciones se produjeron a sólo una semana del inicio del debate oral en el que son juzgados 36 integrantes de la banda que fue desbaratada tras los allanamientos realizados en 2017 en el llamado Operativo Sapucay y cuando seguía vigente una recompensa de 1.500.000 pesos para quien aportara datos para su captura.

En el caso de Saucedo, también conocido como Lucho, ahora habrá que aguardar si el Gobierno paraguayo lo expulsa a la Argentina en un trámite exprés o si es sometido a un proceso de extradición, que puede demorar varios meses, indicaron voceros consultados.

En la causa que instruyó el ex juez federal bonaerense Sergio Torres, está acreditado que Saucedo, que cobraba un sueldo de 7.000 pesos como empleado municipal, tenía una flota de 25 vehículos de alta gama, entre autos, camionetas e incluso una lancha, y tres propiedades inmuebles en la localidad correntina de Itatí.

La sospecha es que esos vehículos eran utilizados por la organización narco para trasladar la marihuana que era traída desde Paraguay y luego enviada a la Capital Federal y siete provincias, entre ellas Santa Fe, donde parte de la droga era recibida en Rosario por la banda Los Monos.

A esa conclusión se llegó luego de que la Justicia analizara la ruta de autos de alta gama que develó las relaciones que mantenían el Gordo Saucedo y su hermano Cirilo Amado –de 47 años y prófugo de la Justicia– con miembros de la banda rosarina con sede en barrio La Granada. Así fue el caso de un BMW en el que se movía el Gordo que estaba a nombre de Verónica Lemmi, una joven que declaró haberle hecho un “favor” al titular de la agencia de autos Montana y dijo desconocer al sindicado narco.

Pero cuando Saucedo fue a reclamar la devolución del auto, se presentó con un boleto de compraventa a nombre de Elías Javier “Patrón” Sánchez, un correntino condenado como proveedor de marihuana a 14 años de prisión por la Justicia Federal de Rosario en la causa conocida como Los Patrones en la que también reicibieron penas gran parte de Los Monos. Una de las hipótesis de los investigadores es que Los Monos le pagaban a Saucedo la marihuana que provenía de Paraguay con autos de alta gama y también con cocaína.

Además de Cirilo, quien vivió en el barrio Cabín 9 de Pérez entre 2014 y 2015 y es considerado mano derecha de su hermano, la causa por narcotráfico tiene detenido a otros hermanos del Gordo: Julio “Yuli” Saucedo, de 27 años y miembro de la Prefectura Naval (PNA); a su hermana Angélica Viviana Saucedo, de 46 años, a su esposa Silvina Soledad Ayala, de 30, y a su sobrino (hijo de Cirilo) Ezequiel Saucedo.

“Lucho Saucedo es capo, es dueño de todo Itatí, maneja camionetas y camiones para llevar la droga”, declaró un arrepentido en la causa sobre el hombre capturado este miércoles.