Detienen a una joven por el crimen del militar desaparecido en Olavarría

281

Una joven de 22 años y embarazada de ocho meses fue detenida en Olavarría como acusada de participar del crimen de un militar desaparecido desde el 26 de junio último en esa ciudad bonaerense, hecho por el cual ya había sido detenido su pareja, informaron fuentes judiciales.

En tanto, hoy comenzará a realizarse el cotejo de ADN para determinar si el cadáver encontrado calcinado al costado de una ruta pertenece al hombre buscado.

La joven, identificada como Anabella María José Landalde, fue detenida en una vivienda ubicada en la calle Joaquín Portualé al 2200, de Olavarría, en la que según los investigadores se habría cometido el asesinato de Carlos Roberto Cordero (60).

Voceros judiciales informaron que luego de la prueba recolectada, la causa fue recaratulada como «homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por alevosía», por la cual ya se encontraba detenido Claudio Daniel «Chaco» Ibarra Arrieta (38), pareja de Landalde y con quien tenía un hijo en común.

De acuerdo a los pesquisas, la joven ejercía la prostitución y habría convocado a Cordero a una cita sexual en su casa de Portualé -ubicada a tan solo una cuadra de donde vivía con Ibarra Arrieta- un día antes de que éste desapareciera.

Una vez allí, el militar fue maniatado y, en ese estado de indefensión, fue asesinado de un disparo en la cabeza por «Chaco».

En base a los testimonios, los investigadores creen que la joven solía concretar este tipo de encuentros en los que luego Ibarra Arrieta irrumpía para golpearles a las víctimas y robarles.

Por este motivo, para los pesquisas, Cordero fue asesinado en el marco de un robo, aunque no descartaba aún que lo hayan matado por encargo.

Por su parte, Landalde será indagada hoy como partícipe primaria del crimen por la fiscal de la causa, Paula Serrano, y luego será trasladada a un penal de La Plata que cumple con las condiciones necesarias debido a su embarazo avanzado.

Respecto a los peritajes genéticos que comienzan mañana, se espera que los resultados estén a fin de mes.

El cadáver había sido encontrado el pasado 6 de julio por un hombre que caminaba a la vera de la ruta provincial 226 y calle Junín, a metros de un santuario del Gauchito Gil, en Olavarría.

Desde un comienzo, las sospechas apuntaron a que se podía tratar de Cordero, quien actualmente realizaba tareas como gasista y cuya familia le perdió el rastro hace 41 días cuando su auto apareció incendiado en la calle 5 y avenida Colón, a unos dos kilómetros de donde posteriormente se encontró el cadáver.

A raíz de la desaparición de Cordero -padre de cuatro hijos-, el Ministerio de Seguridad bonaerense ofreció una recompensa de entre 200.000 y 300.000 pesos para quienes aporten información que permita determinar su paradero.