Dan a conocer el veredicto por la muerte de Débora Pérez Volpin

660

Tras siete audiencias y luego del testimonio de 58 testigos, el juicio oral y público por la muerte de Débora Pérez Volpin, realizado durante la feria judicial de invierno, llegará a su fin. Esta mañana se leerán los alegatos y el juez Javier Anzoátegui deberá decidir si condena al endoscopista Diego Bialonlenkier y a la anestesista Nélida Inés Puente, acusados de «homicidio culposo».

El Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema, encargado de realizar la autopsia, había señalado que la muerte de la periodista fue «violenta» y que «hubo una perforación instrumental del esófago».

Puente apuntó en su declaración contra el endoscopista al asegurar que estaba «indignada» por su declaración y sostuvo que evidentemente «era una hemorragia digestiva». «Él (Bialolenkier) me ayudó a quitar el abreboca y a darla vuelta junto con la instrumentadora (Miriam Frías). ¿Cómo no vio el edema en la cara? ¿Cómo no se acuerdan de nada?», se preguntó la anestesista durante la última audiencia.

En tanto, el endoscopista aseguró ante el juez que todo «funcionaba correctamente» y negó que hubiera «una lesión esofágica en la cara anterior si el endoscopio se apoya sobre la posterior», para contradecir el informe de los forenses que afirmó que había una lastimadura de tres milímetros en esa área. El especialista también deslizó que «pudo haber sido por la entubación endotraqueal» a cargo de Puente lo que originó la lesión en el esófago de Pérez Volpin.

Diego Pirota, abogado de la familia de Débora Pérez Volpin, aseguró este jueves que tiene «muy en claro el grado de responsabilidad» de Bialolenkier y Puente en la muerte de la legisladora y adelantó que pedirá una pena «severa». «Tenemos totalmente en claro el grado de responsabilidad de los dos imputados. Los veo cada día más responsables», dijo y evitó dar precisiones sobre la sanción que pedirán para los médicos.

«La atribución de responsabilidad tiene que ser severa porque el hecho lo es. Tener justicia sería que los condenen, la pena la decidirá el tribunal, pero estamos en un caso de una mala praxis muy grosera», agregó el letrado.

El abogado de la familia Pérez Volpin reiteró que luego de la sentencia apuntarán por encubrimiento contra los directivos del sanatorio La Trinidad de Palermo, donde la periodista murió el 6 de febrero de 2018 tras realizarse una videoendoscopía digestiva alta. «Cuando haya una sentencia vamos, sin dudas, a hacer una denuncia contra la clínica por encubrimiento y quizás contra alguna de las personas que vinieron a declarar aquí también», precisó.

En ese sentido, el abogado de la familia puntualizó que el endoscopio que se peritó tras la muerte podría no ser el mismo que se usó durante el procedimiento, ya que el número de serie estaba borrado. Además, criticó que «no haya imágenes de video del estudio ni cámaras en el quirófano».

Uno de los testigos dijo haber impreso y entregado a la dirección médica del sanatorio el informe completo del equipo de monitoreo de los parámetros vitales de la periodista desde el inicio del estudio endoscópico, pero en la causa constan apenas 19 de un total de 60 páginas.

El director médico del sanatorio La Trinidad de Palermo, Roberto Martingano, aseguró que todas «las áreas de la clínica cumplieron los protocolos». Mientras que el director general, Eduardo Cavallo, puso el acento en que Pérez Volpin era una paciente «que tenía patologías previas».