Brigadas especializadas en microtráfico detectan casi un 75 % más de búnkeres de droga

385

Las 41 Brigadas Especializadas en Microtráfico (BEM) que comenzaron a trabajar en los últimos tres meses en la Capital Federal y en las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, entre otras, con el fin de detectar nuevos búnkeres de droga, incrementaron casi un 75 % el promedio mensual de hallazgo de estos puntos de venta.

Los datos surgen de una estadística difundida por el Ministerio de Seguridad, que desde diciembre de 2015 desarticuló, a través de operativos de fuerzas federales, 2.298 Puntos de Intervención de Comercialización de Drogas (PIC), de los cuales el 60 % se concentraba en los mencionados distritos.

«Cada vez que desarticulamos un kiosco, se puede llegar al vendedor o al capitalista. Este programa el objetivo que tiene es el punto de venta, que es el final de una cadena», explicó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en un encuentro con medios de prensa para brindar datos del Programa Nacional de Intervención contra la Comercialización de Drogas.

La funcionaria agregó que el objetivo del plan es reducir el microtráfico de drogas a nivel barrial y que «la idea es que los PIC no vuelvan a abrir nunca más y que la denuncia de la gente tenga un valor social», ya que gran parte de los búnkeres se descubren tras llamados a la línea 134.

Por su parte, el secretario de Narcotráfico, Martín Verrier, explicó que las otras fuentes de información son la inteligencia criminal; los fiscales, especialmente en las provincias donde la lucha contra el narcotráfico fue desferalizada y las intendencias, que aportan información a través de vecinos o foros de seguridad.

Agregó que las BEM comenzaron a operar en abril exclusivamente en investigaciones de narcomenudeo y están afectadas a determinadas áreas estratégicas de intervención como la Capital Federal, donde funcionan diez que están integradas por efectivos de Prefectura Naval y Gendarmería Nacional, y el Gran Buenos Aires, donde hay 16 de esas fuerzas y de la Policía Federal.

Las brigadas también están actuando en Rosario y Gran Rosario (siete), en el partido de General Pueyrredón (cinco), en Godoy Cruz, Mendoza (dos); y en el barrio El Nylon, de Córdoba capital (una).

En total, en esta etapa piloto, son 41 BEM en las que se desempeñan 164 detectives que cuentan con equipamiento de última tecnología y que son entrenados exclusivamente para el microtráfico de estupefacientes.

«La gente se siente más insegura donde hay microtráfico que donde hay homicidios», sostuvo, por su parte, el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, quien remarcó que los efectivos que forman parte de estas brigadas son formados especialmente para ese fin y no participan en la investigación de grandes bandas narcos.

La idea de implementar este plan se inspiró en «Microtráfico Cero» (MT-0), un programa puesto en marcha en Chile en 2015 durante el gobierno de Michelle Bachelet, que llevó de un 10 al 70 % la efectividad de las investigaciones por drogas y que se convirtió en modelo para otros países de la región, entre ellos México.

Recuperar los espacios públicos y devolver la tranquilidad en los barrios fue el objetivo de la Policía de Investigaciones (PDI) del país trasandino que ahora busca ser imitado en la Argentina y replicar en todas las provincias en un plazo máximo de dos años.

De hecho, de acuerdo a las estadísticas, ya suman 2.306 los PIC que fueron convertidos en espacios culturales o huertas, como una que será inaugurada hoy en la localidad bonaerense de San Miguel.

En tanto, 2.298 puntos de venta minorista fueron desarticulados entre el 10 de diciembre de 2015 y el 28 de junio de 2019, es decir casi un 12,5 por semana y dos por día.