Detienen a dos comisarios por presunta complicidad con un ladrón de autos

326

Dos comisarios de la Policía de Investigaciones (PDI) de Santa Fe fueron detenidos en Rosario al quedar involucrados como presuntos cómplices de un hombre sindicado como narco que está preso por homicidio y fue condenado por robo de autos, informaron fuentes oficiales.

Las capturas de los oficiales las realizó ayer personal de Asuntos Internos de la propia Policía de Santa Fe por orden de los fiscales rosarinos Matías Edery y Luis Schiappa Pietra, ampliaron los informantes.

Una investigación judicial conectó a los dos comisarios, que son hermanos y uno es jefe operativo de la PDI, con el presunto narco Esteban Lindor Alvarado (44), detenido desde febrero pasado como instigador de un crimen mafioso.

El ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro, puntualizó que «las Tropas de Operaciones Especiales, con apoyo de Asuntos Internos, realizaron detenciones en el marco de una de las más complejas investigaciones, que sigue avanzando».

«En febrero, se detuvo al jefe de la organización y se secuestraron celulares y documentos que abren la caja de Pandora», afirmó el funcionario a través de su cuenta de Twitter.

«Desde el primer día estuve monitoreando personalmente esta investigación, la más importante de nuestra gestión», agregó y remarcó que «no hay crimen perfecto ni organización criminal infalible».

Si bien no lo mencionó, Pullaro se refería a la detención de Alvarado en un camping de Córdoba el verano pasado, cuando era buscado por la Policía local.

Los fiscales Edery y Schiappa Pietra lo imputaron como presunto instigador del crimen del prestamista Lucio Maldonado, un hombre que fue secuestrado en noviembre pasado y que según los investigadores estuvo cautivo en una casa de fin de semana en las afueras de Rosario, propiedad de Alvarado.

Maldonado apareció unos días después en un ingreso a Rosario con tres tiros y un cartón entre sus ropas que decía: «Con la mafia no se jode».

Por entonces, Alvarado cumplía en libertad el último tramo de una condena por robo de autos la zona norte del Gran Buenos Aires que eran desarmados en esta ciudad, junto a un grupo conocido como «La banda de los rosarinos».

Pero las principales sospechas de investigadores judiciales y policiales sobre el condenado radica en su presunta participación en el negocio narco de Rosario.

Su hermana y un cuñado fueron condenados meses atrás por tráfico de drogas en una causa en la que «El Esteban», como se lo conoce, apenas fue mencionado lateralmente, precisaron voceros judiciales.