Ataque en Congreso: la hija del Gitano declaró que no conoce a las víctimas

392

Estefanía Fernández Cano, una de las detenidas por el ataque a tiros en el que el diputado Héctor Olivares resultó herido y su asesor Miguel Yadón fue asesinado, declaró ante la Justicia que el imputado Juan José Navarro Cádiz fue el autor de los balazos y que no conoce a las víctimas, informaron fuentes judiciales.

La joven de 24 años y de nacionalidad española prestó declaración indagatoria ante el juez Mariano Iturralde y la fiscal Estela Andrades, y expresó que por lo que le contó su padre -el también detenido y acusado por el crimen Juan Jesús «El Gitano» Fernández- Navarro Cádiz «disparó de la nada».

En el tramo central de la indagatoria, Estefanía dijo: «Juan José Navarro Cádiz es quien efectuó los disparos».

«Mi papá estaba estacionado, suele estar mucho en Congreso, suele estar mucho por ahí. Nunca tuvo problemas con la justicia», dijo al inicio del relato.

La joven contó que Navarro Cádiz llegó y se subió al auto de su padre, el Volkswagen Vento involucrado en la causa.

Afirmó que Navarro Cádiz «es primo» de su padre pero que no tienen relación con esa parte de la familia «porque son de otra manera, son agresivos».

Siempre según lo que escuchó del relato de su padre y al contar el momento del ataque, Estefanía explicó: «Vino esta gente caminando y este chico les dispara de la nada».

«Juan José disparó desde el asiento del acompañante. Mi papá me dijo que sacó el arma de la nada y que las balas le pasaron frente a su cara», agregó.

Al continuar su relato, manifestó: «Papá se baja del auto, no esperaba que hiciera algo así. Le dice a este chico que se fuera. Entonces el chico se va y mi papá se asusta y se va con el auto a la cochera».

La imputada le dijo al juez y a la fiscal que pudo reconocer a Navarro Cádiz en el video del ataque e indicó que su padre le dijo que al momento del hecho «estaban sólo él y Juan José».

«Juan José es un loco, le tienen que hacer pruebas de todo. Hace años que no tengo relación con él ni con sus hermanos», afirmó.

Cuando el juez le preguntó si tuvo problemas de pareja o dentro de la comunidad gitana, Estefanía respondió que «no».

Si bien algunas fuentes de la investigación revelaron que Estefanía podía estar vinculada al móvil del ataque por algún tipo de relación con el asesinado Yadón, la joven lo negó: «Nunca escuché hablar de las víctimas», enfatizó.