Arranca el juicio contra el femicida que mató a su mujer frente a la Catedral de Bariloche

185

El hombre detenido por el femicidio de Valeria Coppa, la mujer asesinada en enero último de un balazo en las afueras de la Catedral de Bariloche, comenzará a ser juzgado hoy en un proceso abreviado, en el que aceptará su responsabilidad en el ataque contra su ex pareja ante un tribunal de esa ciudad rionegrina, que será el encargado de imponerle una pena, informaron fuentes judiciales.

La primera audiencia de «acuerdo parcial» -una especie de juicio abreviado- comenzará a las 10 y tendrá como único acusado a Mariano Cordi (40), quien fue detenido el 1 de febrero último en la zona del Cerro Carbón, a 20 kilómetros de Bariloche, donde lo encontró la policía días después de que asesinara a su ex pareja.

Según las fuentes, Cordi (40) aceptará los cargos formulados por la fiscal de la causa, Betiana Cendón, quien le imputa el delito de «homicidio calificado».

Luego, el tribunal de juicio, integrado por Marcelo Barrutia, Bernardo Campana y Héctor Leguizamón Pondal, dará a conocer la pena que deberá cumplir.

También será parte del acuerdo la abogada querellante Natalia Araya, en representación de la madre de Coppa (40), Marianela Ubilla.

Si bien el delito que se le imputa a Cordi prevé la prisión perpetua, el defensor particular, Marcelo Ganuza, procurará que la pena sea más leve basándose en el argumento de que en este caso existen «circunstancias extraordinarias de atenuación».

Cordi arribó ayer a Bariloche procedente del hospital de la cárcel federal de Ezeiza, donde permanecía alojado desde marzo pasado, cuando el juez Juan Martín Arroyo le dictó la prisión preventiva y dispuso su trasladado a Buenos Aires debido a episodios de violencia que había mantenido con el personal del centro asistencial de Bariloche.

De acuerdo a los investigadores, el imputado tenía síntomas de abstinencia y cada vez que le bajaban las dosis de calmantes intentaba golpear a las enfermeras y trataba de salir de la habitación en la cual permanecía con custodia policial.

Según la acusación, Cordi asesinó a Coppa en las escaleras de la Catedral de Bariloche cerca de las 16 del 29 de enero último, en momentos en que había numerosos turistas y una murga, lo que habría disimulado el ruido del disparo.

El atacante aprovechó que la mujer, madre de un adolescente y de una nena, estaba de espaldas, para sacar un arma artesanal y disparar en la parte posterior de su cabeza, concluyeron peritos forenses y policiales.

Mientras ella permanecía en el suelo junto a su bicicleta, Cordi caminó hasta su automóvil, estacionado a pocas cuadras, y se fugó hacia la zona del Cerro Carbón, a 20 kilómetros de Bariloche, donde lo encontró la Policía de Río Negro el 1 de febrero.

En plena montaña, el sospechoso se disparó un proyectil con el mismo tipo de arma usado para matar a Coppa y tuvo que ser intervenido de urgencia en el hospital zonal y, si bien los especialistas lograron sacarle las esquirlas, en el proceso perdió masa encefálica y un importante sector del cráneo.