La viuda de un abogado asesinado hace doce años vuelve a la cárcel a cumplir su condena

835

La viuda de Cristian Vázquez, un abogado que en 2007 fue capturado en la localidad bonaerense de Monte Grande y luego asesinado a balazos, fue detenida para cumplir su pena a 18 años de prisión como partícipe del crimen, tras un fallo judicial que dejó firme la condena, informaron fuentes policiales y judiciales.

Se trata de María Alejandra Duhau, quien en 2010 había sido condenada en un juicio oral como coautora del delito de «privación ilegítima de la libertad agravada», pero como fue beneficiada por un recurso de «habeas corpus» presentado por su defensa, estaba en libertad mientras el fallo no fuera confirmado.

Fuentes judiciales explicaron que todas las apelaciones de su defensa fueran rechazadas y la condena fue confirmada y adquirió en los últimos días firmeza, por lo que el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Lomas de Zamora ordenó su detención.

Duhau fue apresada ayer por detectives de la División Búsqueda de Prófugos y Personas Desaparecidas de la Policía Federal Argentina (PFA) en un departamento de la avenida Coronel Díaz al 2600, del barrio porteño de Palermo, que tenía fijado como domicilio ante el tribunal.

La viuda fue trasladada a la alcaidía de la Superintendencia de Investigaciones de la PFA en el barrio porteño de Villa Lugano, a la espera de que una comisión de la policía bonaerese la busque para llevarla a un penal donde deberá cumplir su condena.

El TOC 1 de Lomas de Zamora condenó el 20 de septiembre de 2010 no sólo a Duhau sino también a su amante, Marcelo Mansilla, a la misma pena que ella, de 18 años de prisión, y luego a tres policías bonaerenses: Maximiliano Yazalde a prisión perpetua –ya que fue el autor material del homicidio-, y Juan Alberto Alvarez y Alejandro Szibler, a 10 años de cárcel.

Vázquez (47) fue capturado el 14 de agosto de 2007 a metros de su casa situada en Ocanto 92, de Monte Grande, y su cadáver fue hallado el 27 del mismo mes en un Ezeiza.

El letrado iba a bordo de su Volkswagen Bora cuando fue interceptado por una patrulla de la seccional de la localidad de Canning, desde la cual le hicieron señas con las luces para que se detuviera.

Según la pesquisa, en ese auto estaban los tres policías y Mansilla, quienes montaron un supuesto control vehicular.

Luego, Mansilla y Yazalde abordaron el auto de Vázquez y lo llevaron a su departamento.

Yazalde portaba una pistola calibre .40 que se disparó en forma accidental cuando revolvían la casa de Vázquez para robar algunos de sus efectos.

Para la fiscalía, el móvil del hecho fue que Duhau mantenía una fuerte disputa con su ex esposo a raíz de la división de bienes y lo acusaba de crearle deudas falsas y no haberle pagado las rentas obtenidas en un complejo que el abogado explotaba en Florianópolis, Brasil.

Para los jueces, Duhau organizó con Yazalde y Mansilla la captura de su marido, de quien estaba separada, pero algo salió mal y Vázquez terminó asesinado.

La huella digital de uno de esos policías en un placard de la casa de Vázquez, cuando ninguno de los tres participaba de la investigación por su desaparición, fue la pista que orientó la investigación del fiscal de instrucción César Lucero hacia los cinco autores condenados.