Dos jóvenes que iban en el techo del Roca sufrieron una descarga eléctrica

780

Dos jóvenes de 18 y 20 años que viajaban en el techo de una formación del ferrocarril Roca procedente de Mar del Plata sufrieron heridas hoy al ser alcanzados por una descarga eléctrica en una zona donde el tendido llega a 25.000 voltios cerca de la estación de Gerli, y uno de ellos terminó con el 70 por ciento del cuerpo quemado y quedó hospitalizado en grave estado, informaron fuentes policiales.

Cerca de las 7.44 se produjo un corte de energía eléctrica debido a que los dos jóvenes, oriundos de la localidad bonaerense de La Plata, se subieron al techo de la formación 304 que venía de Mar de Plata y fueron alcanzados por la descarga eléctrica proveniente de la catenaria.

El joven de 18 años ingresó al Hospital Fiorito, en Avellaneda, con el 70 por ciento del cuerpo quemado, y luego de ser operado, los médicos evaluaban su traslado al hospital del Quemado, de la Ciudad de Buenos Aires, por ser el especializado en esas situaciones complejas.

«Tiene quemaduras desde la cadera hacia arriba, que incluye el tronco, cabeza, cuello y miembros superiores», informó en un comunicado el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires e indicó que «su estado es grave» y quedó internado en la sala de terapia intensiva con respiración mecánica asistida.

«Al joven se le realizó una limpieza de las heridas y ahora está en terapia intensiva, sedado y entubado», afirmó a Télam el doctor Gustavo Mouso, jefe de guardia del Hospital Fiorito.

Ante la consulta si el paciente será derivado al Instituto del Quemado, Mouso dijo que se realizó el pedido para la derivación pero que eso depende de la disponibilidad de camas en el centro de salud porteño.

Télam se comunicó con el Instituto del Quemado y desde allí manifestaron que hasta el momento -primeras horas de la tarde de hoy- no contaban con disponibilidad.

En tanto, el joven de 20 años tuvo heridas leves y fue derivado a la comisaría segunda de Avellaneda para prestar declaraciones sobre lo ocurrido.
Ambos fueron atendidos en el lugar de la descarga por personal de los servicios de emergencias de Trenes Argentinos.

Si bien voceros de la empresa ferroviaria prefirieron no dar declaraciones respecto a la seguridad, ya que la justicia investigaba el caso, remarcaron que en las formaciones de larga distancia hay guardias de seguridad y que las puertas «tienen un sistema de enclavamiento que impide su apertura mientras la formación está circulando».

Por su parte, Agustín Especial, del sindicato ferroviario La Fraternidad, resaltó en diálogo con Télam que desde esa entidad vienen denunciando hace tiempo «la inseguridad en los trenes y reclamamos mayor control».

«Años atrás, logramos que colocarán efectivos de la Policía Federal y Gendarmería en las formaciones y en las estaciones, pero eso se fue diluyendo y los resultados están a la vista: hay robos, viajan de forma ilegal y la gente muere. Estos chicos venían colados y nadie los vio», dijo el representante gremial.

La fiscal María Olmos Coronel de la UFI 1 descentralizada de Avellaneda labró actuaciones por «lesiones por accidente».

A raíz de lo sucedido, el servicio de los ramales La Plata y Bosques vía Quilmes y el de Mar del Plata permanecieron demorados durante 40 minutos, mientras personal de la empresa bajó a los jóvenes del techo de las formaciones para que fueran atendidos.

A su vez, los pasajeros fueron evacuados y debieron caminar por las vías (que no se encuentran electrificadas) hasta llegar a la estación Gerli, tal como se ve en un video que filmaron los mismos usuarios y que circuló en las redes sociales.

Luego de una hora, personal de Trenes Argentinos repuso la electricidad en las formaciones ferroviarias y el servicio reanudó su marcha con demoras de entre 15 y 20 minutos, mientras que los trenes que funcionan con diésel de la misma línea circulaban con normalidad.