«Venite a la comisaría, me van a matar», el mensaje de uno de los presos de Pergamino

1188

Familiares de las víctimas del motín de la Comisaría 1º de Pergamino dieron a conocer los mensajes que los presos les enviaron cuando habían comenzado los enfrentamiento entre los internos que terminaron con la vida de siete de ellos.

El hecho ocurrió este jueves alrededor de las 18.50, en la seccional ubicada en la calle Dorrego 654, en pleno centro de la ciudad ubicada en el norte de la Provincia de Buenos Aires, limítrofe con Santa Fe.

“Ana venite ya pa la comisaría que me van a matar se armó quilombo”, dice uno de los mensajes y agrega: “Movele está prendida la comisaría ya venite”.

Por el incendio murieron siete de los presos, identificados por la Policía como Sergio Filiberto, Federico Perrotta, Alan Córdoba, Franco Pizzarro, John Mario Carlos, Juan Carlos Cabrera y Fernando Emanuel Latorre.

Cabrera, alias Noni, es el sindicado por la policía y por algunos audios de Whatsapp de los presos como el convicto conflictivo que inició los incidentes y prendió fuego los colchones.

Si bien la policía bonaerense ya fue separada de la investigación por decisión de la Justicia, fuentes de esa fuerza revelaron hoy que el principio del conflicto fue una pelea entre “Noni” Cabrera (24), detenido desde el miércoles, y otro de los fallecidos, Alan Nahuel Córdoba, preso desde el 26 de enero por un pedido de captura.

Según los voceros de la Bonaerense, ambos tenían “problemas personales” y ese conflicto originó que los 19 detenidos sean redistribuidos en tres celdas diferentes.

Un audio de Whatsapp de uno de los detenidos que tenía celular dentro de los calabozos de la comisaría, y que los propios familiares difundieron a la prensa, revela que Cabrera tenía intenciones de originar un incendio con colchones.

“Haceme un favor que está del otro lado, no está acá con población. Ahí puso un par de colchones y quiere prender fuego los colchones. Nos va a hacer matar a todos este loquito”, dice el detenido en el audio, para luego pedirle al destinatario que le consiga el teléfono de algún allegado de Cabrera para que lo vaya a calmar.

“¿No tenés algún número vos, de algún familiar o de la mamá de la nena de él? Fijate si me la podés rescatar así yo llamo”, culmina el audio.

Según las fuentes policiales consultadas, “Noni” Cabrera era uno de los reclusos con más antecedentes, ya que si bien llevaba un solo día detenido por una causa de “lesiones culposas y encubrimiento”, estuvo preso entre el 10 de noviembre de 2009 -cuando era menor de edad-, hasta la misma fecha del año pasado.

“Era un preso con graves, reiterados y numerosos problemas de conducta. Por ese motivo, estuvo alojado en siete unidades penitenciarias distintas durante los siete años de reclusión”, dijo a Télam una de las fuentes policiales consultadas.

Según el mismo informante, Cabrera estuvo detenido en las unidades 49 y 13 de Junín; 3 de San Nicolás; 21 de Campana, 23 de Florencio Varela y 9 de La Plata y antes de recuperar su libertad por agotamiento de pena, permaneció en la Unidad 35 de Magdalena, una de las cárceles de máxima seguridad de la provincia de Buenos Aires.