Desbaratan una banda que traía ilegalmente a senegaleses con pasaportes falsos

341

Una organización que hacía ingresar ilegalmente al país a ciudadanos senegaleses mediante la falsificación de pasaportes y otras maniobras, fue desbaratada con la detención de su líder y otros trece integrantes durante allanamientos realizados en la Capital Federal, Bahía Blanca, Neuquén y Río Negro.

Fuentes policiales informaron que los operativos fueron realizados por el Departamento Unidad Federal de Investigaciones Especiales (DUFIE) de la Policía Federal y la Dirección Nacional de Investigaciones (DNI), que depende de la Secretaria de Seguridad.

Esta investigación se originó hace varios meses, en coordinación con la Dirección Nacional de Migraciones, cuando la DUFIE pudo establecer que la banda hacía ingresar de manera ilegal a los senegaleses a través de la falsificación de pasaportes, el traslado, la acogida y el sorteo de controles migratorios.

Un vocero indicó que pudo determinarse que los migrantes eran llevados desde Senegal con pasaportes gambianos apócrifos primero a Ecuador y luego los trasladaban a Perú, Brasil y finalmente hasta la localidad misionera de Bernardo de Irigoyen.

Allí, los subían a un ómnibus que los trasladaba a la ciudad de Buenos Aires, donde esperaban durante varios días la devolución de su pasaporte original senegalés, y debían previamente abonar el pago restante que pudiera deberse por el viaje.

Luego, por la deuda contraída, los obligaban a trabajar en diferentes puestos de venta ambulante o comercios.

En las últimas horas, en el marco de la causa por “asociación ilícita” que tramita el juez federal porteño Marcelo Martínez de Giorgi, se dispuso la detención del jefe de la organización y de su hermano, senegaleses naturalizados argentinos que viven en Bahía Blanca y que serán trasladados a Buenos Aires para su indagatoria.

En tanto, se detuvo a otros once sospechosos en operativos realizados en la Capital Federal, Villa María (Neuquén), General Roca (Río Negro), Monte Hermoso (Buenos Aires) y Córdoba capital.

Además, se allanaron comercios donde los ciudadanos eran obligados a trabajar y se decomisó gran cantidad de mercadería en infracción (anteojos, perfumes, ojotas, carteras, mochilas, etc) por un valor aproximado de dos millones de pesos.

Los investigadores también se incautaron de documentación de interés para la causa, como agendas, comprobantes de transferencias bancarias, teléfonos celulares, notebook, anotaciones sobre los movimientos comerciales y comprobante de pasajes de micros a nombre de extranjeros.