Dolor en el último adiós al policía que fue asesinado frente a la financiera de Vicente López

238

Los restos del teniente primero de la policía bonaerense Marcelo Pablo Acuña (52), asesinado a balazos el martes último en el asalto a una financiera en Vicente López, fueron inhumados esta mañana en el cementerio local, donde se realizó una ceremonia en su honor.

Los amigos, vecinos, camaradas de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, la Policía Federal y la Ciudad, acompañaron y dieron sus muestras de pesar desde anoche a la familia de Acuña en la mencionada casa velatoria.

El propietario de la financiera, Noberto Héctor Barone, había diche ayer que Acuña “se jugó la vida” y “por nada lo mataron”.

Si bien los investigadores indicaron que Acuña trabajaba de manera informal como custodio de esa financiera, Barone explicó que el policía era “un amigo” suyo que cuando salía de su trabajo en el Cuerpo de Seguridad Islas solía visitarlo en su local, situado en Maipú y San Martín, en la localidad de Florida, partido de Vicente López.

La muerte de teniente Acuña fue el martes a la tarde cuando un grupo tipo comando entró a robar y salieron a los tiros.

Por el caso ya están detenidos dos agentes exonerados de esa fuerza: Adrián Federico Romero (36) y Ángel Martínez (42), echados en 2009 y en 2012, respectivamente.

En su momento, tanto Romero como Martínez fueron condenados a penas de hasta cuatro años de prisión por un millonario robo al Banco Nación de Nueva Pompeya, cometido en 2009.

También hay un tercer apresado, identificado como Luis Alfredo Guerreño (35), quien al igual que sus cómplices será indagado en las próximas horas por “homicidio doblemente agravado por criminis causa y por tratarse la víctima de un policía, robo calificado y tenencia ilegal de armas”.