Confirman los procesamientos de los detenidos por el secuestro y muerte de Xiomara

348

La Cámara Federal porteña confirmó hoy los procesamientos con prisión preventiva de los detenidos por el secuestro seguido de muerte de Xiomara Naomi Méndez, la adolescente de 15 años hallada asfixiada en el auto de sus captores en el partido bonaerense de Ituzaingó tras ser secuestrada en el barrio porteño de Flores.

A partir de este fallo de la sala II de dicha cámara de apelaciones, los acusados Bruno Cortéz (36) y Luis Fernández (40) quedaron a un paso del juicio oral, señalaron fuentes judiciales.

En su resolución, los camaristas Martín Irurzun y Mariano LLorens confirmaron el procesamiento de Fernández, mientras que Cortéz no había apelado el fallo de primera instancia, por lo que quedó firme la decisión del juez federal Claudio Bonadio.

Fernández y Cortéz quedaron detenidos el 21 de noviembre y en diciembre fueron procesados por “secuestro extorsivo agravado por haber obtenido el pago del rescate, por ser la víctima menor de edad, por la existencia de un vínculo, por el número de intervinientes y por haberle provocado intencionalmente la muerte de la víctima”.

Los imputados también fueron procesados por “resistencia a la autoridad, agravada por haberse cometido mediante el uso de un arma de fuego y por la portación de un arma de guerra, todos en concurso real, fue apelado por el Defensor Oficial que lo asiste”.

Según el fallo al que accedió Télam, Férnandez fue quien el 20 de noviembre “llamó por su nombre a la víctima menor de edad en la puerta de salida del colegio secundario en el que cursaba sus estudios puesto que resultaba una persona allegada a su familia”.

Tras hacer subir a la menor de edad a un Fiat Duna rojo, Fernández y Cortéz llamaron desde el teléfono de la adolescente a su madre y le exigieron el pago de un rescate que consistía en la entrega de una suma de dinero y cocaína.

“Esa medianoche los nombrados se hicieron de treinta mil pesos que la madre de la menor secuestrada había dejado como respuesta a la extorsión debajo de un vehículo estacionado en la esquina de Chiclana y Boedo”, señalaron los camaristas.

Luego, los secuestradores huyeron del lugar sin liberar a la adolescente y fueron detenidos horas más tarde por detectives antisecuestros de la División Operativa Central de la Policía Federal (PFA), tras una persecución por el Acceso Oeste que finalizó en un choque a la altura de Ituzaingó.

Dentro del auto, la Policía encontró muerta en el piso de la parte trasera a la adolescente, que estaba amordazada, maniatada, con la cabeza tapada por una manta y cinta de embalar alrededor de la cara y el cuello, donde tenía enroscado un cinturón de seguridad.

Para la cámara, “la fuga y resistencia a las autoridades mediante la exhibición de un arma de guerra, sumada a la extrema gravedad de los hechos, su carácter violento y a la clandestinidad que los rodeó, son indicios de los riesgos procesales inherentes a la situación”.

Además, los camaristas que “están en pie diligencias que resultan imprescindibles para identificar a los otros partícipes del hecho que todavía no han sido individualizados, con lo que se encuentra presente el riesgo de entorpecimiento de la investigación”.