Condenan a un ex comisario y a otros tres policías por vender drogas en San Nicolás

285

Un ex comisario y otros tres efectivos fueron condenados tras un juicio abreviado a penas de entre siete y ocho años de prisión por haber integrado una asociación ilícita para cometer varios delitos, entre ellos, vender droga dentro de una seccional de la localidad bonaerense de San Nicolás.

Fuentes judiciales informaron que las condenas recayeron sobre Maximiliano Facundo Glorio (43), ex jefe de la comisaría tercera de dicha ciudad del extremo norte de la provincia de Buenos Aires; y sus subalternos, Emir Facundo Verón (24), Ricardo Pereyra (49) y Darío Medina (31).

Según los voceros, el ex comisario recibió la pena más alta por ser considerado jefe de una “asociación ilícita” y otros delitos como “comercialización de estupefacientes agravada”, “incumplimiento de los deberes de funcionario público”, “coacción” y concusión”.

A pedido de la fiscal Patricio Mujica Díaz, quien también instruyó la causa, la jueza Laura Fernández, del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Nicolás, además fijó una condena de siete años y medio de prisión para Verón, y de siete para Pereyra y Medina.

Los voceros judiciales agregaron que los cuatro policías están desde hace un mes con prisión domiciliaria y monitoreados a través de una tobillera electrónica.

Además, un mecánico apodado “El Tucumano” fue condenado a seis años de cárcel por integrar las misma asociación ilícita, en tanto que otro civil recibió un año de prisión condicional por “cohecho”.

La investigación del fiscal Mugica Díaz comenzó a principios de 2015 a raíz de una denuncia de dos detenidos por venta de estupefacientes.

Según las fuentes, la organización criminal utilizaba la dependencia policial para cometer todo tipo de delitos, entre ellos, la comercialización de drogas en esa zona.

El 15 de julio de 2015, personal de Gendarmería Nacional Argentina (GNA) realizó varios operativos por orden de la jueza de Garantías María Eugenia Maiztegui y tras allanar la comisaría de avenida Illia al 700 detuvo a Glorio, a Verón y a Pereyra.

Al día siguiente, Medina se entregó en la fiscalía y desde entonces todos quedaron alojados en un penal hasta hace un mes, que la Justicia les otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria.

Tras las detenciones, la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires desafectó a los cuatro efectivos investigados.

Las fuentes añadieron que la banda quedó desbaratada y por el momento no quedó nadie implicado en su composición.

En su momento, el ahora ex fiscal general del Departamento Judicial San Nicolás, Héctor Tanús, dio una rueda de prensa en la que tildó como “inéditas” las detenciones de los policías.

“Esto es inédito. Nunca pasó algo así en San Nicolás con una comisaría allanada y el secuestro de elementos de la comercialización de drogas, con armas ilegales, con agendas y nombres de personas vinculadas al narcotráfico. Realmente es deleznable y quiero repudiar la actitud de esta gente que debe cuidar a la sociedad y está comercializando con la droga”, dijo el entonces funcionario judicial.

En tanto, en aquel momento, la fiscal Mugica Díaz detalló que se había hallado marihuana en la billetera de Glorio, su oficina y en el chaleco de otro de los policías ahora condenados, y armas ilegales -como una tumbera- en el domicilio de otro de los efectivos.