En seis meses hubo más de 15 atentados a edificios de magistrados y judiciales de Rosario

941
Foto Perfil

Más de 15 tiroteos a edificios judiciales o viviendas donde residieron magistrados que actuaron durante el proceso a la banda narco “Los Monos” se produjeron desde fines de mayo en Rosario, siete de los cuales fueron adjudicados al líder de la organización, Ariel Máximo “Guille” Cantero.

La primera balacera con tintes mafiosos ocurrió el 29 de mayo en una casa de Italia al 2100 donde había residido hasta unos meses antes el presidente del tribunal que condenó a Cantero y otra decena de integrantes de esa organización criminal.

Esa misma noche fue baleada una vivienda de Montevideo al 1000, también de Rosario, la cual era una antigua morada del mismo juez, Ismael Manfrín.

El 19 de junio desconocidos tirotearon el domicilio de la ex esposa del juez Juan Carlos Vienna, instructor de la causa que llevó a “Los Monos” a juicio oral.

Un día después fue baleada la residencia del padre del magistrado situada en Laprida al 3600.

El 24 de junio la fachada una vivienda ubicada en Gálvez al 5900 fue agujereada con plomos, al lado de la cual tiene un comercio el policía Luis Quebertoque, de la brigada que persiguió y encarceló a parte de la familia Cantero.

Seis días después las balas disparadas desde una moto alertaron a los vecinos del policía Ariel Lotito, de la misma brigada que el anterior, en la zona de Braile al 1400.

A fines de julio, el 2, se registró un episodio similar en una vivienda en la que había residido el ex intendente Horacio Usandizaba y padre de la jueza Marisol Usandizaga, que integró el tribunal oral que condenó a “Los Monos”.

Al día siguiente los disparos sonaron en las cercanías de un estudio jurídico en el que la ahora jueza Usandizaga ejerció la profesión, en Dorrego al 1600.

El 4 de agosto pasado balearon por primera vez el nuevo Centro de Justicia Penal de Rosario, donde hasta abril se realizó el juicio a la banda.

El 6 de ese mes unos vecinos de Tarragona al 700 bis descubrieron marcas de tiros en el frente de su casa, a la que se habían mudado un mes antes, ubicada en cercanías del domicilio de la camarista Carolina Hernández, que debía revisar la sentencia contra “Los Monos”.

Cuatro días después otra vivienda ligada a Usandizaga fue objeto de un ataque en Buenos Aires al 1700 y el 13 de agosto tirotearon un antiguo domicilio de la camarista Gabriela Sanso.

Al día siguiente dispararon contra la sede del Ministerio Público de la Acusación de Rosario, donde desarrollan su tarea los fiscales.

Por siete de esos hechos, el 12 de octubre pasado fue imputado con prisión preventiva “Guille” Cantero, al ser considerado el instigador de los atentados a tiros a edificios públicos y residencias vinculadas a operadores judiciales.

Otras siete personas fueron acusadas formalmente como autores materiales de los disparos.