Diez personas fueron aprehendidas hoy en un allanamiento en una casa usurpada del barrio porteño de San Cristóbal, donde se encontraron mechas, pólvora y caños, en el marco de la investigación iniciada por la explosión registrada ayer frente al mausoleo del coronel Ramón Lorenzo Falcón en el cementerio de la Recoleta, informaron fuentes policiales.

El operativo se llevó a cabo cerca de las 2.30 en una vivienda de la calle Pavón 2345, hasta donde los pesquisas llegaron en busca de personas vinculadas a la fabricación de explosivos similares al detonado ayer en el cementerio.

Las fuentes detallaron que en esa vivienda se secuestraron mechas, pólvora, clavos, tornillos y caños, todos elementos que sirven para la elaboración de artefactos explosivos caseros.

También aprehendieron a diez personas, que se suman al hombre y a la mujer detenidos en el cementerio tras la detonación, en el caso de ésta última herida de gravedad por la explosión.

Los últimos apresados fueron trasladados al Departamento Unidad de Investigación Antiterrorista (DUIA) de la Policía Federal Argentina (PFA), donde quedaron incomunicados a disposición del juez Julián Daniel Ercolini, quien lleva adelante la causa por “intimidación pública y lesiones graves”

En tanto, peritos y detectives de la PFA continuaban trabajando en la casa usurpada, que, según recordaron algunas fuentes, es la misma en la que fueron detenidas dos mujeres durante un allanamiento realizado meses atrás en el marco de la causa por el crimen del baterista del grupo punk Superuva, cometido en febrero en un boliche del partido de Quilmes.

En la casa allanada se encontraron numerosos grafitis con diferentes mensajes especialmente contra la policía: «Odio a la policía», «Muerte a la yuta» y «Contra toda autoridad».

La pesquisa se inició ayer tras la explosión registrada alrededor de las 18 en el cementerio de Recoleta, donde fueron detenidos un hombre y una mujer, ésta última gravemente herida por la detonación, frente al mausoleo de Falcón, donde había pintadas anarquistas y un caño con apariencia de artefacto explosivo, junto a restos metálicos.

Las fuentes identificaron a la mujer lesionada como Anahí Esperanza Salcedo (34), quien presentaba quemaduras en el rostro y miembros superiores, por lo que fue derivada al hospital Fernández en una ambulancia del SAME.

Poco después, los efectivos descubrieron que Salcedo y Hugo Alberto Rodríguez (38), el hombre que la acompañaba, estaban disfrazados, con pelucas y lentes, para evadir las cámaras de seguridad del cementerio, añadieron las fuentes.

Alberto Crescenti, director del SAME, dijo a Télam que la mujer «sufrió la pérdida de tres falanges de una mano, tiene quemaduras en el rostro y la vías respiratorias superiores y traumatismo en rostro y cráneo, producto de la deflagración», por lo que fue alojada en terapia intensiva.

En tanto, Rodríguez fue trasladado al Departamento Unidad de Investigación Antiterrorista (DUIA) de la Policía Federal Argentina (PFA), donde quedó detenido.

Fuentes policiales consultadas por Télam explicaron que el artefacto explosivo de fabricación casera estaba compuesto por cinco caños con tapa ciega y unidos con abrazaderas, con un temporizador y una dimensión de 34 por 25 centímetros.