Cayó un delincuente que “cocinaba” cocaína en el taller de su casa

1118

A raíz de una serie de denuncias anónimas realizadas sobre un sujeto que vendía estupefacientes en la zona sur del conurbano bonaerense y en las inmediaciones de la Plaza Constitución, el Juzgado Federal Nº2 de Lomas de Zamora a cargo del Dr. Federico Villena, solicitó la intervención de la División Defraudaciones y Estafas de la Policía de la Ciudad para realizar una investigación que permitiese confirmar las actividades ilícitas que se le imputaban.

Las mismas se prolongaron por varios meses e implicaron realizar diferentes averiguaciones sobre los movimientos que revelaron el modus operandi del sospechoso, quien a través del sistema Whatsapp recibía llamadas telefónicas o mensajes de ocasionales compradores que le encargaban diferentes cantidades de cocaína por encargue. Luego proveedor y comprador, establecían los puntos de encuentro para realizar la transacción, que generalmente se producía en calles aledañas a su domicilio, en el barrio de Lanús.

Las informaciones recogidas durante la extensa investigación involucraron a un segundo delincuente que se desenvolvía como proveedor del vendedor y que utilizaba el taller de su casa para, mediante una serie de procedimientos químicos, “estirar” las piedras de cocaína de máxima pureza y convertirlas en miles de dosis que eran mezcladas con analgésicos triturados y comercializados en las calles.

Una vez ratificadas la veracidad de las denuncias recibidas, el juzgado interventor dispuso el allanamiento de los domicilios de los imputados, que fueron llevados a cabo por personal del DOEM de la Policía de la Ciudad.

En los procedimientos se secuestraron varias piedras de clorhidrato de cocaína de máxima pureza envueltas en bolsitas de Nylon por un peso de 400 grs. y tres botellas con ácido clorhídrico, los cuales permitían cocinar la droga y obtener más de 2000 dosis que se vendían mediante narcomenudeo.

Además se encontraron una escopeta calibre 28, 31 municiones del mismo calibre, balas con puntt la suma en efectivo de $70.200, 2 notebooks y dos vehículos que pertenecen al “cocinero”.

Los detenidos, dos hombres mayores de edad, fueron imputados por infracción a la Ley 23.737, conocida como “ley de drogas” y llevados a la alcaidía de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.