Una nena de 2 años con golpes y signos de abuso está en estado crítico

978

La Justicia investiga maltrato y abuso infantil a una nena de dos años que se encuentra en terapia intensiva conectada a un respirador artificial en el Hospital de la Madre y el Niño de La Rioja.

El juez en turno, Mario Eduardo Martínez trabaja en total hermetismo y no quiso brindar ningún detalle a la prensa.

Según el informe médico dado a conocer por el jefe de la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica (UTIP), Martín Ávila «la nena de dos años se encuentra en estado crítico luego de ingresar a la institución con signos de maltrato y abuso. Actualmente, la bebé está internada en terapia intensiva con respirador artificial. Su estado crítico se debe a un cuadro de sepsis (una infección de la sangre)», explicó.

La menor ingresó el mediodía del viernes 13 de julio al nosocomio materno infantil por trauma shock, con graves convulsiones, razón por la cual se la derivó a la Terapia Intensiva Pediátrica (UTIP), por su delicado cuadro de salud.

Sin embargo, dos días después, al cambiarle unas sondas se pudo observar de la situación de abuso, por lo cual se activó el Protocolo Interinstitucional para la Atención de niños, niñas y adolescentes víctimas o testigos de maltrato, abuso sexual infantil y otros delitos de la provincia de La Rioja.

En ese sentido, desde la Oficina de Salud y Acceso a la Justicia, Ezequiel Ascoeta informó que «en ocasión de su tratamiento en la terapia, se detectan rasgos de posibles abusos en la zona genital de la menor. De esta manera, se informó a los padres de la sospecha, y se les indicó realizar la denuncia correspondiente».

«Una doctora de la Policía Técnica Judicial fue al hospital Materno para hacer la revisión médica de la bebé, y elaborar un informe para el expediente penal», detalló Ascoeta.

Finalmente el jefe de la UTIP, Martín Ávila comunicó que «ya tomó acción la parte legal, por lo que el caso ya está judicializado».

Hasta este jueves, el cuadro de la menor era de gravedad. Según lo informado por el Hospital Materno Infantil, la beba debe estar conectada a un respirador artificial ya que no lo hace por si sola.

El director médico del nosocomio, Francisco Sosa detalló que la menor fue llevada a la institución médica por sus padres y que presentaba un cuadro grave, producto de las convulsiones que sufrió y la fiebre, lo que derivó en que esté conectada a un respirador artificial.

Desde la Dirección de Niñez y Adolescencia decidieron no brindar más declaraciones a la prensa sobre la situación de la beba que ingresó al Materno Infantil con signos de abuso.

«El caso pasó a la justicia y nosotros no daremos ningún otro detalle», dijo la titular del área, Gisela Cejas Mariño al portal Nueva Rioja.

Sin embargo, más tarde la funcionaria dio entrevistas a medios de comunicación, explicando lo ocurrido.

«La nena ingresó en la dirección el año pasado por un presunto maltrato, desde la dirección hemos realizado las entrevistas a los progenitores y se determinó una medida provisional, la nena quedó al cuidado del papá, con la responsabilidad de la abuela», expresó.

Asimismo, Cejas Mariño destacó que luego de una revisión médica, pudieron determinar que la menor no tenía signos de violencia. De igual manera se le concedió la tutela provisoria al padre.

«Desde entonces se compromete al papá que se presente con antecedentes penales y exámenes toxicológicos, pero no lo hizo», manifestó la Directora.

De la misma manera comentó que en el momento de la denuncia en contra de la madre de la niña, los padres se encontraban separados y luego volvieron a entablar una relación.

«Adoptamos una medida provisional, acá hay una relación conflictiva entre los papás, el día antes de que la nena ingrese al hospital estaban juntos», sostuvo Mariño.

Acerca de la consulta por los motivos que se decidió separar a la mamá de su hija dijo que «se pudo constatar que la mamá estaba en una situación vulnerable y de negligencia. La responsable que garantizaba el buen cuidado de la bebé, era la abuela paterna».

«Hemos intervenido en el momento que tuvimos que intervenir, cuando la nena habría sido maltratada, un año después se da a conocer el abuso. El seguimiento de la dirección es solo por 30 días». finalizó.