Once años de prisión por matar a su bebé recién nacido

1074

Una mujer fue condenada ayer a 11 años de prisión en Córdoba por la muerte de su bebé, ocurrida en 2016 en la ciudad de Alta Gracia, al ser hallada culpable de «homicidio calificado por el vínculo por causas extraordinarias».

Luego de la lectura de la sentencia en el juicio por jurados populares de la Cámara 11a. del Crimen, la imputada, Mercedes Saldaño (25), afirmó: «Pido perdón a mis hijos y al bebé porque no pude protegerlo. No sé qué pasó».

En su alegato, el fiscal de Cámara había pedido 10 años de prisión para Saldaño teniendo en cuenta algunos atenuantes y al interpretar que al momento del hecho padecía un «estrechamiento de la conciencia», corroborado por pericias psicológicas.

De lo contrario, podría haberle cabido una pena de prisión perpetua, que es la establecida para este tipo de homicidios.

Por otro lado, el fiscal no pidió la condena mínima, ya que consideró que hay detalles del hecho que «no cierran».

En tanto, la abogada Silvia Osaba, defensora de Saldaño, reclamó su absolución y planteó que no había pruebas de lo que pasó tras el nacimiento del bebé.

«No se sabe en qué horario fue ni si ella estaba efectivamente sola o no», remarcó la defensora, y relató la «coartada perfecta» que podía haber pergeñado Mario Espíndola, pareja de Saldaño, para desligarse del crimen.

Finalmente, la familia de la joven seguirá pidiendo justicia y ya adelantó que apelarán el fallo ante la Cámara de Casación.

No obstante, la letrada se mostró conforme con la sentencia ya que estaba dentro de los parámetros del pedido de condena mínima por los atenuantes.

El hecho ocurrió el 31 de julio de 2016 cuando un vecino de Barrio General Bustos, de Alta Gracia, encontró en una bolsa el cadáver de un bebé recién nacido.

A partir de allí se comenzó una investigación entre los vecinos en busca de la madre del niño, tras lo cual Saldaño fue detenida y hospitalizada en el centro de salud Arturo Illia y luego fue trasladada a la cárcel de Bouwer, donde permanece actualmente.

Durante la pesquisa, se determinó que el bebé había nacido vivo, se realizaron rastrillajes y allanamientos en el domicilio de la familia y se llevaron a cabo diferentes pericias psiquiátricas sobre la joven que establecieron que no tenía plena consciencia de lo que hacía.