Piden estudios psiquiátricos para la policía que mató a su hija en la costa

927

La defensa de la policía bonaerense Rosa Quiroga, detenida y acusada de haber matado de dos tiros a su hija de 6 años en Mar del Tuyú, pidió que la mujer sea sometida a estudios psiquiátricos antes de ser indagada al considerar que “no se encuentra equilibrada mentalmente”.

La acusada estaba con licencia psiquiátrica desde hacía un mes. Por esto, la defensa de la mujer requirió que sea sometida a nuevos estudios “porque no está en condiciones de declarar como imputada”. A instancias de ese pedido, el juez de Garantías de Dolores Diego Olivera Zapiola suspendió la indagatoria que estaba previsto que se realizara ayer.

Un psiquiatra y un médico policial evaluarán si Quiroga se encuentra orientada en tiempo y espacio para ser indagada. Si no logran determinarlo, el proceso quedará en suspenso hasta que otros especialistas determinen si la acusada es o no imputable, publica el diario La Nación.

En tanto, el fiscal del caso, Martín Prieto, busca determinar si Quiroga participaba de rituales religiosos, como contó su hermana a la policía, y si fue por ese motivo que confesó en un primer momento haber matado a su hija, Luana, “porque estaba enferma”, lo cual no surgió de la autopsia realizada ayer en la morgue judicial de Dolores.

Quiroga, que se desempeñaba en el Destacamento de Turdera hasta que entró en licencia psiquiátrica hace un mes, enfrenta cargos por “homicidio doblemente calificado por el vínculo y el uso de arma”, delitos para los que se prevé la pena de prisión perpetua.

La autopsia reveló que la chica murió al recibir dos tiros de calibre 9 milímetros en la zona abdominal, realizados cuando estaba acostada en una cama boca arriba. Esos disparos -que según testigos fueron realizados con una diferencia de un minuto o un minuto y medio entre sí- provocaron a la menor un “shock hipovolémico” que derivó en su muerte.

“Los proyectiles le atravesaron el cuerpo, el colchón y fueron encontrados debajo de la cama”, agregó un vocero judicial, quien detalló que los disparos fueron efectuados con una pistola perteneciente al padre de Quiroga (efectivo de la Policía de la Ciudad), secuestrada en el lugar del crimen.

El fiscal Prieto espera que los especialistas de la Unidad de Protección y Promoción de los Derechos del Niño y el Adolescente autoricen a declarar a dos chicos de 7 y 14 años, familiares de la acusada, que estaban en la casa.