Dan a conocer el veredicto en el juicio por el crimen de una persona trans

601

El veredicto en el juicio a dos albañiles acusados por el crimen de una persona trans que el año pasado fue asfixiada, apuñalada y golpeada para robarle auto, al que luego intentaron vender por 10.000 pesos en la localidad mendocina de Lavalle, se dará a conocer en la mañana de hoy, informaron fuentes judiciales.

La Primera Cámara del Crimen resolverá la situación procesal de Sergio Domínguez (24) y Alexis Oliva (22), principales sospechosos de haber asesinado a Natalia Quiroga (35).

Fuentes judiciales informaron que la fiscal Laura Rouselle había solicitado que ambos sean condenados a prisión perpetua por el delito de «homicidio criminis causa (matar para lograr impunidad por un delito, en este caso el robo)».

En tanto, el abogado Cristian Zangoli, representante de la familia de la víctima junto a Mariano Tello, también solicitó la máxima prueba porque consideró que durante el debate hubo «muchísima prueba».

Por su parte, la defensa oficial adujo ante el Tribunal mendocino que las pruebas «son sólo indiciarias» y pidió la absolución por el beneficio de la duda.

En su alegato, la fiscal Rouselle dio por acreditado que Domínguez, quien fue el novio de Natalia, y un amigo de ambos, cometieron el crimen registrado el 5 de junio del año pasado.

Para la funcionaria judicial, los jóvenes le aplicaron a la víctima siete puñaladas en el tórax (uno de ellos le perforó el pulmón), le dieron tres golpes en la cabeza y la asfixiaron con el objetivo de robarle el Fiat Uno modelo 2011 que luego intentaron vender por la suma de 10.000 pesos.

Según la fiscal, el cadáver quedó oculto en unos matorrales cerca de la laguna El Viborón, mientras que el vehículo fue encontrado en bulevar Belgrano al 700, en Costa de Araujo, localidad de Rodeo del Medio, en el departamento mendocino de Lavalle, cuando procuraban venderlo en un taller mecánico.

En tanto, el abogado Zangoli indicó a Télam que Natalia fue engañada a encontrarse a las 2.15 del 5 de junio con un amigo que, «como no está firmado el mensaje enviado desde el teléfono de Domínguez, no se sabe con quién de los dos era» ya que ambos «se tiran la culpa uno al otro».

«Cuando ella llega, le dan siete puñaladas dentro del auto, tres golpes en la cabeza con un objeto contundente y como no la podían matar la asfixiaron», recordó el letrado.

Dentro de los testigos clave se destacó la declaración de un policía quien dijo haber trabajado en la detención y escuchó la confesión «espontánea» de Oliva.
Uma, amiga de Natalia, contó que ella «trabajaba como secretaria de un parapsicólogo y peluquera y había realizado el cambio de identidad ya que su nombre legal era
Natalia Quiroga pero todo el mundo la conocía como Natalia Sandoval, una chica sumamente alegre que siempre tuvo el apoyo familiar».

«El caso fue conocido como el ‘crimen del travesti’, un adjetivo que hace años nos lo decían para insultarnos pero con el tiempo comenzamos a usarlo entre nosotras y dejamos sin armas a esas personas que lo usaban como insulto», comentó Uma, quien añadió: «Es por ello que la palabra travesti nosotras la reivindicamos porque representa la lucha de todas».