Detienen a cuatro policías por apremios ilegales contra un detenido

582

Cuatro policías de La Rioja fueron detenidos por los presuntos apremios ilegales a un detenido en una comisaría de Chilecito, luego de que se viralizaran fotos de la golpiza en las redes sociales, informaron fuentes judiciales.

El hecho denunciado ocurrió en la madrugada del lunes último a la salida de un evento bailable llevado a cabo en el club Atlético Chilecito, cuando un joven fue detenido por una contravención menor.

El fiscal Diego Torres Pagnusatt contó a la prensa que el muchacho fue alojado en la comisaría primera de Chilecito, donde «habría sido agredido físicamente por cuatro efectivos que estaban de guardia, siendo captados por cámaras internas de la dependencia».

«Tras viralizarse unas fotografías en la que se los ve (a los policías) agrediendo a un joven que había sido detenido y tras la denuncia del padre del mismo, la Fiscalía actuó por considerar el hecho como ‘apremios ilegales'», dijo el funcionario judicial.

El fiscal señaló que las imágenes se hicieron virales a través de las redes sociales por lo cual el padre del contraventor, luego que liberaron a su hijo tras pagar una multa de 1.700 pesos, obtuvo la grabación y realizó la denuncia formal.

«Posteriormente, solicité un informe médico de rigor con el profesional forense que informó que la persona estaba lesionada con traumatismo en distintas partes del cuerpo y una herida en el ojo, con un tiempo de recuperación en más de veinte días», precisó Torres Pagnusatt.

A raíz de esto, la fiscalía solicitó la grabación y allí comprobó la «evidente golpiza que recibió esta persona en el pasillo de la comisaría».

«Fueron puntapiés, golpes de puño, derribado y luego, al ser alojado, una efectiva femenina le habría arrojado gas pimienta», expresó el fiscal.

Torres Pagnusatt aseguró que «esto fue comprobado con declaraciones testimoniales y con un informe que se le pidió a la Policía, con copias del libro de guardias y una planilla con el detalle de los efectivos que intervinieron en el operativo».

El funcionario judicial agregó que los cabos fueron identificados por los apellidos Bayón, Galleguillo, Peralta y Urriche.

«La imputación es por apremios ilegales agravados por violencia, por lo que la fiscalía le pidió al juez de turno la detención de estos efectivos, como así también la intervención de Asuntos Internos de la Policía para labrar un sumario administrativo correspondiente», concluyó.