Piden preventiva al imputado por el femicidio de la estudiante de Medicina

390

La fiscal platense Virginia Bravo solicitó ayer la prisión preventiva para el joven que está acusado de abusar y matar a una estudiante universitaria, violar y golpear a una compañera de ésta, y prender fuego la casa en la que se encontraban el 8 de este mes en la localidad de Punta Lara, partido de Ensenada, informó una fuente judicial.

Se trata de Ariel Osvaldo “Papu” Báez (23), quien está detenido e imputado por “privación ilegal de la libertad, abuso sexual agravado, homicidio doblemente calificado por ensañamiento y por mediar violencia de género (uno consumado y otro en grado de tentativa) y tenencia de estupefacientes para su comercialización”, publica el diario El Día.

El sospechoso está acusado de haber asesinado a Emma Córdoba (26), estudiante de Medicina, y de haber abusado sexualmente e intentado matar a una amiga de ésta, cuya identidad se reserva para preservar su integridad, y luego prender fuego la casa que habitaban ambas.

Fuentes judiciales informaron que la fiscal Bravo, que investiga el hecho, pidió la prisión preventiva del joven en base a las pruebas reunidas hasta el momento y ahora deberá resolver el juez de Garantías Fernando Mateos.

El hecho que se le imputa se registró el sábado 8 de julio alrededor de las 3.30 en una antigua vivienda de las calles 126, entre 5 y 7, de Punta Lara, donde Emma se hallaba estudiando junto a su compañera.

La víctima salió a cerrar el portón y a entrar a sus perros cuando fue abordaba por un hombre armado que la atacó a ella y a su amiga, a quienes ató, violó y después prendió fuego la casa con la finalidad de borrar huellas que conduzcan a su identificación.

Durante el ataque, el agresor las sometió a diversas torturas y les provocó heridas utilizando un encendedor y un aerosol que halló en el lugar.

Una vez que el atacante se fue, la sobreviviente se arrastró hasta la vereda para pedir ayuda y logró que un vecino diera alerta a las autoridades, a quienes les pudo aportar el apodo del vecino, ya que horas antes ambas se habían cruzado con él en la calle.

Con esos datos, la Policía salió en busca del sospechoso y lo halló durmiendo en la vivienda de al lado, donde se encontró ropa ensangrentada, un cuchillo, un arma y una mochila que tenía objetos robados a las víctimas, entre ellos, sus celulares, una notebook, sus DNI, tarjetas bancarias, un juego de llaves y cosméticos.

La autopsia estableció que María Emma presentaba múltiples heridas, dos de las cuales podrían haber sido la causa de la muerte: un fuerte traumatismo de cráneo y un corte en la zona del cuello.