Crimen de la niñera: la fiscal investiga «cuatro o cinco hipótesis»

503

La fiscal que investiga el crimen de Ayelén Roldán (19), una niñera que estaba embarazada de cinco meses y que apareció estrangulada en una vivienda de la localidad bonaerense de Glew, aseguró hoy que investiga «cuatro o cinco hipótesis en paralelo», entre ellas un asesinado en el marco de una práctica sexual, y criticó a los vecinos que protagonizaron incidentes frente a la comisaría local en reclamo de Justicia.

«Estamos investigando un homicidio. La realidad es que es un caso que presenta varias hipótesis desde un inicio. Muchas veces llegamos y el caso es claro, pero en este caso es confuso, estoy trabajando en cuatro o cinco hipótesis en paralelo y no puedo descartar nada», dijo esta mañana la titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3, del departamento judicial Lomas de Zamora, María Laura Alfaro, en declaraciones a Radio La Red.

Según la fiscal, una de las hipótesis que se manejan apunta a un crimen vinculado a un robo, tal como lo denunciaron los inquilinos de la casa de la calle Fleming 3550, cerca del cruce con Francisco Beiró, de Glew.

«Los dueños de casa dicen que faltan cosas, aunque no se constató fuerza en las cerraduras, si ellos están diciendo la verdad existió un robo, pero quienes entraron lo hicieron con el consentimiento de la víctima», explicó.

La fiscal Alfaro descartó la posibilidad de que se haya tratado de un caso de suicidio en base a los resultados de distintos peritajes.

«El médico explicó que el surco que tiene en el cuello la víctima es horizontal y con esto descartamos un suicidio, porque la marca del suicidio en realidad es vertical, se nota la marca del nudo y el surco de la cuerda es hacia arriba. En este caso el surco es horizontal, o sea que se lo tiene que haber causado un tercero. Además hallamos varios cables en el lugar de los hechos, todos lejos del cadáver, lo que indica que un tercero lo utilizó y lo descartó», dijo.

Otra de las hipótesis del crimen apunta a un homicidio en el marco de un juego sexual, y la fiscal aseguró que «hay declaraciones testimoniales que corroboran las prácticas sexuales» tanto de los inquilinos de la casa como de Roldán.

«Al día de hoy no descarto ninguna hipótesis», explicó Alfaro, quien agregó que de todas formas «no hay nadie privado de la libertad».

Luego, la fiscal expresó su descontento por los incidentes registrados ayer por la tarde en la puerta de la comisaría de Glew, donde varios conocidos de la niñera asesinada incendiaron algunos autos.

«La comisaría toma conocimiento del hecho y va al lugar, luego me comunicaron, se hicieron los allanamientos, se constituyeron los peritos en el lugar, me constituí yo, el trabajo de la fiscalía fue intenso, fue comprometido, un caso no se resuelve en un día», aseguró.

Luego, Alfaro agregó que «no puede ser que para pedir justicia quemen todos los autos que había en la comisaría, secuestrados y de otros ciudadanos, cuando yo en mi rol de fiscal hice todo lo que debía hacer, justicia no es dejar presa a una persona porque sí, sin tener pruebas».

Además, la fiscal agregó que por los incidentes registrados en la comisaría hay cuatro personas detenidas, dos de ellas menores de edad.

Finalmente, la fiscal dijo que no solo los inquilinos de la vivienda son sospechosos del hecho, sino también la pareja de Roldán.

«La pareja de Ayelén era uno de los posibles autores, entonces se le hizo reconocimiento médico. Tiene marcas en la espalda, él dijo que se había rascado y tenía las uñas cortas. No es determinante, pero es un dato», dijo.