Relevan hospitales y clínicas para tratar de identificar al nene que apareció mutilado

378

La investigación por el hallazgo a la vera de la ruta 11 del cuerpo mutilado de una criatura dejó, tras la realización de la autopsia, la certeza de que en el crimen participó una persona con conocimientos médicos y la imposibilidad de identificar siquiera el sexo de la víctima. Más allá de esta situación, la fiscalía ordenó distintas tareas que permitan avanzar en el esclarecimiento del homicidio.

Personal de la Sub Delegación de Investigaciones de Miramar comenzó a relevar en hospitales y clínicas de esa localidad y de la zona el listado de niños de entre dos y tres años fallecidos en el último tiempo para descartar que se trate del cuerpo de una criatura que no haya sido sepultado, publica el sitio 0223. Del mismo modo –aunque implica una tarea más extensa y con menos chances de arrojar datos concretos- se elaborará un listado con los nacimientos registrados en la zona entre 2014 y 2015.

Tras el hallazgo del cuerpo, la fiscal Ana María Caro confirmó que no había pedidos de averiguación de paradero de menores de entre dos y tres años en Miramar y en Mar del Plata. Ayer, se recibió, desde diversas Jefaturas Departamentales de la provincia, informes similares y espera completar la información en las próximas horas.

A medida que se conocieron detalles del estado del cuerpo, varias personas que circularon por la zona durante el fin de semana se acercaron de manera espontánea a la policía para dar a conocer datos que supusieron podrían tener algún valor para la causa. “Durante la tarde se recibieron algunos llamados en el 911 que dejaron datos sobre algunos vehículos que recorrieron la zona y que serán analizados con el correr de los días”, confió una de las fuentes consultadas.

Más allá de la tarea que personal de Policía Científica realizó durante varias horas en inmediaciones del arroyo La Totora, hoy se hará un rastrillaje ampliado en la zona donde apareció el cuerpo. Una primera inspección halló una marca de arrastre en la carpeta asfáltica que estaría más relacionada al accionar de los perros que mordían los restos cuando los divisó un ciclista que pasó por el lugar y alertó a la policía.

Si bien la autopsia que se practicó horas después del hallazgo no permitió establecer el sexo de la criatura ni su edad exacta –que se calcula entre dos y tres años- dejó en claro que el cuerpo fue manipulado con una persona con conocimientos médicos o en el empleo de instrumental.

El informe preliminar confirmó que la data de muerte se ubica cerca de los diez días y que el cuerpo había sufrido la ablación de todos sus órganos. También presentaba una herida importante en la cabeza que había sido suturada, los peritos confirmaron que el cerebro había sido retirado y la tapa craneal vuelta a ubicar.

Las fuentes consultadas afirmaron que algunos cortes fueron realizados con notable precisión, mientras que los de las extremidades se llevaron adelante con otros elementos filosos. “Los médicos quedaron sorprendidos y dijeron que el cuerpo hallado estaba como si le hubieran hecho una autopsia previamente”, indicaron.