“Si le pasó algo malo, no se lo merecía”, dijo la novia del publicista desaparecido

593

“Estoy en un estado de desesperación terrible”, dice Cristina Roberti (50), la actual pareja de Juan Manuel Ferrari (50), el publicista de Puerto Madero que lleva cuatro días desaparecido. Hasta anoche ni la familia ni los investigadores tenían pistas sobre su paradero. La última que lo vio fue su madre, el lunes a las 16, cuando fue a visitarla a Chacabuco.

Una cámara de seguridad frente a la casa de Ilda Martínez, la madre de Juan Manuel, confirmó que el hombre estuvo allí y se fue a los pocos minutos. Según ella, su hijo le comentó que iba a Junín. Pero a partir de ese momento se le perdió el rastro. El publicista, que negociaba sponsors en el automovilismo, ya había estado con su madre el domingo, junto a su novia y sus dos hijos. “Él no me avisó que se iba. Tuvo que haber sido una emergencia, que haya salido por algo urgente”, afirma a Clarín Cristina, para quien era normal que Juan viajara al interior de repente. “Si le pasó algo malo, no se lo merecía”, enfatiza.

“Tiene sponsors por todos lados. Sí es raro que no llamara o avisara que
el teléfono se murió. Pero no se entiende por qué no siguen las cámaras de los peajes o no hablan con los municipios. Tenemos una impotencia terrible”, añade Cristina. El hombre tenía previsto viajar con su familia este fin de semana a Neuquén, donde se correrá la segunda fecha del TC.

Según un detective abocado a la búsqueda del publicista, ninguna de las cámaras instaladas en los accesos a Chacabuco registró la VW Amarok gris en la que iba el hombre salir por la ruta 7 con destino a Junín. “La única posibilidad es que haya salido por Juan XXIII, pero con sentido a Buenos Aires”, dice. “Las cámaras de los principales accesos a Junín tampoco registraron la camioneta”, agrega.

Los investigadores todavía aguardaban las filmaciones de los peajes de las rutas 5 y 7. También se buscaban pistas de Juan Manuel o de la Amarok –que le había prestado su mecánico– en las estaciones de servicio de la zona.

En medio del misterio, el abogado de Juan Manuel, Alejandro Sánchez Kalbermatten, recibió un enigmático mensaje en su Facebook. “Una mujer dijo que ella había aportado datos para encontrar a la familia Pomar y que tenía la percepción de que él (Juan Manuel) y el auto estaban en una laguna. Puede tratarse de una trasnochada o alguien que sabe algo y se escuda de esta forma”, indica el abogado, que aportó el mensaje a la fiscalía N° 46 y por eso ayer la División Búsqueda de Personas de la Policía Federal inició un rastrillaje en lagunas y arroyos de la zona.

La novia de Juan Manuel dijo que no lo notó preocupado en los últimos días. Tampoco su madre. “El lunes pasó y me dijo que iba de viaje para Junín y eso es todo. No noté nada raro, ningún apuro ni ningún nerviosismo”, contó Ilda a TN y agregó: “Es buenísimo, demasiado. A veces ayuda al que no debe ayudar”.