Un narcotraficante paraguayo se escapó por un tapial de la alcaidía de la Unidad Regional XI de la ciudad de Vera y secuestró a un remisero para que lo traslade hasta la ciudad de Santa Fe.

El hecho ocurrió ayer por la tarde, cuando Miguel Antonio Ferreira Vera, de 31 años, logró acoplar varias mesas para saltar el cerco y el alambrado en momentos en que se desataba un temporal.

Una vez afuera, se dirigió a una estación de servicio donde contrató los servicios de Cristian Capello, de 35, para que lo traslade a Reconquista y después lo amenazó con una cuchilla, obligándolo que lo lleve a la ciudad de Santa Fe.

Finalmente lo abandonó en el peaje de Sauce Viejo, a la altura de la autopista Rosario-Santa Fe, después de recorrer unos 300 kilómetros durante más de cinco horas.

Ferreyra Vera había sido detenido en octubre de 2016 en el peaje de la ciudad de Reconquista, cuando transportaba 203 kilos de marihuana, en el doble fondo de una camioneta Amarok.

El juez federal de Reconquista, Aldo Alurralde, se manifestó sorprendido por la fuga y prometió que iniciará una investigación para determinar las responsabilidades policiales «tanto por acción como por omisión”.

«Desde que estoy a cargo del juzgado, hace ocho años, es el primer preso federal que se fuga estando a mi disposición. Además, la persona que tiene la guarda deberá dar explicaciones a la Justicia y a la sociedad. Es algo que amerita la formación de una causa penal”, precisó el magistrado en declaraciones a LT10 radio universidad.

Por último, Alurralde dijo que «la alcaidía es un lugar donde se alojan los detenidos, y hay personal que se supone que debe estar capacitado para tener a una persona privada de la libertad”.

Y aseguró que «no recibió ninguna comunicación oficial de la fuga. Sólo recibí respuestas verbales. Por escrito no sé nada”.