Tomás Núñez Aboy, el joven de 27 años que durante la madrugada del sábado 20 de enero, a más de 120 kilómetros por hora por las calles de la ciudad bonaerense de Vicente López, chocó contra el vehículo en el que viajaba la maestra Silvia Cabrera y la mató en el acto, habló por primera vez y dio su versión del hecho.

Núñez Aboy tiene una orden de detención en su contra por «homicidio simple con dolo eventual», pero continúa en libertad por la apelación de su abogado.

«Yo no estaba corriendo una gran picada ni conducía a gran velocidad por ser un inconsciente o indiferente a la vida ajena. Lo que pasó fue que me asusté y por eso me escapé de quienes me perseguían en dos autos», sostuvo en diálogo con Perfil.

«La persecución está reconocida por el propio fiscal y por el juez y por eso imputan a los que me perseguían», agregó el acusado.

«Pido sinceramente perdón a las familias de las victimas No es mi intención eludir la responsabilidad que me corresponde en los hechos, pero quiero dejar claro que no es cierto lo que se dice de mí en los medios», concluyó.