Decenas de vecinos protagonizaron fuertes incidentes en la comisaría 38 de Flores luego de la muerte de Brian, asesinado por motochorros en ese barrio porteño. Ante el comisario, los vecinos reclaman la presencia de todos los funcionarios de seguridad de la Ciudad y Nación.

Un grupo de manifestantes provocó destrozos en las instalaciones de la seccional, mientras otros vecinos trató de calmar los ánimos.

Previamente, el comisario fue acechado por los vecinos, algunos de los cuales intentaron negociar una reunión para que se comprometa a cambios concretos en la seguridad del barrio.

Inmediatamente la situación se desmadró y comenzaron los destrozos en el hall y hasta empujones contra algunos camarógrafos de los medios.

«De acá no nos movemos hasta que venga la autoridad superior al comisario», dijo a los medios uno de los vecinos, que alertó que si no hay respuestas tienen decidido tomar la seccional.

«Los queremos ver en la calle dia y noche», agregó una vecina. «Queremos una autoridad del gobierno de la Ciudad», sostuvo otro.

«La policía de la Ciudad está trabajando con un incremento de personal, autos y motocicletas», dijo por su parte el comisario tras los desmadres.