El ex comisario de la Federal buscado por el cobro de coimas no aparece

1521

Tres efectivos de la Policía Federal fueron detenidos en el marco de la investigación por cobro de coimas a “cuidacoches” que trabajaban en el barrio porteño de Núñez. 

Fuentes judiciales informaron a Online-911 que el ex comisario Néstor Villareal, ex jefe de la comisaría 35, permanecía prófugo.

Los detenidos fueron identificados como el sargento Adrián Otero, de la comisaría 43, el Suboficial Escribiente Marciano Quiroga, de la comisaría 47 y el cabo Alejandro Malfetano, de la comisaría 41.

Las órdenes de detención fueron dadas por el juez de Instrucción Ricardo Farías, luego del pedido del fiscal José María Campagnoli.

casos-de-corrupcion-2290291w640
Documento La Nación

El fiscal viene desde hace meses investigando el accionar del comisario Néstor Villareal, que luego de conocerse las acusaciones fue derivado a otra comisaria y cuatro subpficiales a quines se los acusó de exigir dinero a comerciantes para brindarles seguridad y por extorsionar a los llamados “trapitos” para dejarlos trabajar.

Las fuentes agregaron que por tal motivos efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria allanaron las comisarías 52, 37, 41, y 47 donde estarían prestando servicio los policías acusados.

La pesquisa comenzó en agosto cuando Campagnoli allanó la comisaría 35 donde secuestró documentos que luego de ser analizado terminaron con los pedidos de detención efectuados ayer por el juez Farías.

Según consignó el Diario La Nación, Campagnoli encontró anotaciones, escrita de puño y letra en un cuaderno marca Gloria de hojas rayadas, en la oficina de uno de los detenidos, El comisario Villareal por entonces a cargo de la comisaría 35 donde figuraban los apodos como “Gorda”, “Gusano” y “Cachorro” y siglas como DGC y SSM, acompañadas de números.

casos-de-corrupcion-2290290w640
Documento La Nación

“Todo indica que se trataba de la constancia en clave de cómo se distribuía, entre uniformados y dependencias policiales, el dinero exigido a comerciantes y empresarios a cambio de una seguridad privilegiada, y de la extorsión de los cuidacoches, más conocidos como “trapitos”. La famosa “caja negra” de la fuerza de seguridad”, señaló el matutino.

Documento La Nación

Documento La Nación